Aysén realiza estudio sobre históricos cañones descubiertos en 2004 por patrón de lancha natalino

0
224

En su oportunidad, el pescador Oscar Pedreros notificó de su hallazgo a las autoridades magallánicas de la época, pero nadie se interesó. Su descubrimiento lo realizó en una de sus navegaciones, en el Golfo de Penas

La Región de Aysén aprovechó la “desidia” de las autoridades regionales y realizó un estudio sobre los cañones descubiertos en el Golfo de Penas, en el año 2004, por el patrón de lancha natalino Oscar Pedreros.

Aunque Pedreros es oriundo de Caleta Tortel desde hace 27 años se encuentra radicado en Puerto Natales. En una de sus navegaciones por los canales, en el año 2004, llegó hasta el Golfo de Penas, donde la curiosidad al avistar unos tambores que se encontraban en una playa de difícil acceso lo impulsaron a acercarse al lugar, descubriendo unos cañones que al parecer eran muy antiguos. Con esa información se contactó con el sociólogo y escritor natalino Ramón Arriagada (columnista de La Prensa Austral) quien le informó que muchos pescadores le habían realizado relatos similares, pero que no existían pruebas gráficas que lo comprobaran. Fue así que en otro viaje realizado al área el año 2011 tomó unas fotografías de su hallazgo con un pequeño teléfono móvil. Con esas pruebas Arriagada le indicó que podía tratarse de restos de la fragata inglesa Wager, nave que náufrago al estrellarse violentamente contra la costa norte de las islas Guayanecos en la mañana del 14 de mayo de 1741.

Cero interés

Luego de ello se contactó con un abogado, con el gobernador provincial de Ultima Esperanza de aquel entonces, Max Salas, y con la Dirección de Monumentos Nacionales en Santiago. Para ello contó con el apoyo de Salas, sin embargo no hubo ninguna respuesta. Incluso en un momento las autoridades de Aysén al conocer del hallazgo plantearon la posibilidad de financiar en conjunto con el gobierno regional de Magallanes una expedición al lugar. Recordó Pedreros que en ese entonces “nadie le puso mayor atención al tema. No hubo interés de las autoridades regionales y ahí murió todo”.

Aysén se interesa

Su trabajo en el mar lo llevó hasta la Región de Aysén, donde se contacto el año 2013 con el entonces diputado David Sandoval (hoy senador), quien se acercó al Museo Regional de Aysén en la ciudad de Coihaique. Es así que el año pasado se consiguieron los recursos y en marzo de este año se viajó al lugar, gracias al financiamiento de Corfo, del Ministerio de las Culturas y las Artes y el Museo Regional de Aysén. Hasta el lugar del hallazgo Pedreros llegó acompañado por una expedición científica del Centro de Investigación en Arqueología Marítima del Pacífico del Sur (Arqmar) con base en Valparaíso. Según el equipo investigador, sería el primer descubrimiento de su tipo en Chile y en las costas del Océano Pacífico, poniendo al país a la altura de los descubrimientos arqueológicos de esta índole ocurridos principalmente en el Caribe.

Oscar Pedreros con un ejemplar del Diario de Aysén, donde se destacó como un “Tesoro” su descubrimiento. Foto Gabriel Leiva

Los resultados de los estudios realizados en terreno se compartieron con expertos de Inglaterra. El arqueólogo de Arqmar, Diego Carabias manifestó que “resultó ser que se trata de piezas de artillería de hierro fundido que habrían sido forjadas y producidas en ese país a fines del siglo XVI, aproximadamente entre 1575 a 1595. Entonces estamos hablando de las primeras incursiones inglesas de piratas y holandesas de corsarios, que vienen en el marco de los conflictos con los territorios de la corona española a esta zona”.

Según el especialista, este tipo de cañones son escasos, conociéndose menos de diez en América en general, mientras que para las costas del Pacífico -y de Chile- sería el primero.

Tal importancia le han dado a este descubrimiento en Aysén -a diferencia de lo ocurrido en Magallanes- que hace unos días se efectuaron charlas al respecto en la Casa de la Cultura de Caleta Tortel; en el Salón Azul del Centro de la Cultura de Cochrane y en Coyhaique en el Museo Regional de Aysén.

Otro caso similar

Oscar Pedreros reiteró que su interés fue que dichos cañones -que aún se encuentran en el Golfo de Penas- fuesen rescatados desde Puerto Natales para permanecer en esta ciudad como un vestigio de la importancia que tuvo la navegación por los canales australes y del inmenso riesgo que se corre al transitar por su furiosas aguas.

Sin embargo, el desinterés mostrado por este hallazgo fue similar al vivido por el pescador Sergio Villarroel, quien en el año 2000 encontró los restos óseos de una ballena Picuda en una isla de los canales australes. En el lugar existen otros restos sobre los cuales dijo en su momento Villarroel que “cualquier velero extranjero que pase por allí se los puede llevar. Por indolencia perdemos nuestro patrimonio. Ya perdimos al Milodón. Nadie reacciona”.

Recién a mediados del 2016 los restos del cetáceo fueron enviados para su estudio al Cequa.