Con lana de oveja y madera nativa impulsan construcción sustentable en la Patagonia Aysén

Un sistema constructivo con clara identidad local, sustentable, sostenible e innovador ha nacido del trabajo conjunto de la Asociación Gremial (A.G.) de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Río Baker y LANARQ Arquitectura, en la Región de Aysén.

El sistema implica tabiquería elaborada con madera nativa, procedente de bosques trabajados con planes de manejo forestal, a la que se incorpora lana de oveja, de baja calidad para la industria textil pero con alta capacidad de aislación térmica para los fríos inviernos del sur.

Ambos insumos son aportados por esta Asociación Gremial de la comuna de Cochrane, formada por cerca de 70 hombres y mujeres de la agricultura campesina, que trabajan desde 1986 en procesos de comercialización asociativa, como una forma de preservar sus tradiciones y mejorar su calidad de vida.

El presidente de la organización, Atilio Pizarro, indicó que de este modo se incorpora una alternativa atractiva para un tipo de lana que tiene menor valor en el mercado internacional.

“Nosotros siempre hemos vendido lana sucia, acondicionada y certificada, al mercado internacional, pero hoy día estamos viendo otra forma, que es colocar nuestra lana como aislante en casas, en cabañas, en construcciones. Para eso hemos firmado un convenio con Lanarq y esperamos que esto sea un nuevo camino. A la lana que es de menor categoría, hay que hacerle, por supuesto, un lavado y un acondicionamiento, para que podamos sacarle un valor agregado”, destacó.

Para la arquitecta María de los Ángeles Lobos, representante de Lanarq, esta iniciativa es un paso natural en la búsqueda de soluciones locales sostenibles para las necesidades de la población.

“Utilizando la lana como material aislante, generar e impulsar un modelo de negocios que es construir en conjunto el sistema constructivo Lanarq. Tenemos los ensayos, las acreditaciones técnicas que lo avalan y, de esa forma, trabajar la madera, para la construcción de tabiques con madera local, incorporarle el aislante, de manera de comercializar un sistema constructivo y, por qué no, viviendas prefabricadas con este sistema”, subrayó.

Esta línea de trabajo es también una iniciativa de gran importancia para la Cooperativa Campesina Agrícola y Ganadera Multiactiva y Rural Productores del Baker, que nació al alero de la A.G en el año 2010 y que hoy reúne a más de 40 asociados, como expresó su presidente, Luis Parada.

“Nosotros tenemos que buscar negocios, donde los socios tengan un retorno, que el valor agregado que se saca a cada producto, retorne al bolsillo del productor. Si eso retorna, vamos a estar contribuyendo a un verdadero desarrollo local. Eso queremos hacer hoy con la lana. Si nosotros logramos a la lana de baja calidad, que en el mercado tiene muy bajo precio, incorporarla al área de la construcción, vamos a sacarle un valor agregado que va a volver al bolsillo del productor”, puntualizó.

Para lograr que el insumo tenga las características deseadas, los socios de la A.G. y de la Cooperativa Río Baker fueron capacitados en el tipo de acondicionamiento y lavado de lana requerido, contando para ello con apoyo de Corfo a través del programa PAR Impulsa y del Nodo de Exportación de Lanas de Aysén, que reúne a diversas organizaciones campesinas, y que estuvo a cargo de las actividades de capacitación.