Consejos para evitar problemas con el cambio de hora

  • Este sábado, a la medianoche, los relojes deberán retrasarse una hora para retomar el horario de invierno.
  • La ACHS entregó una serie de recomendaciones para enfrentar las complicaciones que pudieran ocasionarse.

 

Este sábado a la medianoche los relojes deberán retrasarse una hora y se dará inicio al horario de invierno, lo que acarrea consigo una serie de alteraciones en el ciclo del sueño, lo que provoca diferentes impactos en el organismo.

Cansancio, sueño durante el día, irritabilidad, dificultades de concentración y mayor riesgo de accidentes laborales, son algunas de las manifestaciones que podría desencadenar el cambio de horario.

«El cambio de horario hará que tengamos más luz matinal y menos en la tarde, por lo que algunas personas podrían notar cambios en los horarios de sueño y vigilia al menos los primeros tres días. Además, podrían aparecer síntomas como malestar abdominal, falta de concentración, baja de ánimo y cambios de apetito«, explicó la jefa del Departamento de Neurología de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), la doctora Paulina Chávez.

Las razones que explican los cambios en el cuerpo se relacionan con el reloj biológico interno que tienen las personas en el cerebro, el cual se ajusta constantemente a la información que recibe interna y externamente. «Un mal funcionamiento de éste produce trastornos del sueño como insomnio o somnolencia diurna, principalmente en los niños o personas que ya sufren de trastornos del sueño», señaló la experta.

Para adaptarse de mejor forma al nuevo horario, Chávez entregó algunos consejos:

  • Tener una rutina de las actividades del día lo más organizado posible. Tener establecido la hora del despertar y la hora del sueño.
  • Evitar las siestas en el día.
  • Limitar el uso de pantallas en la noche: es aconsejable desconectarse de ellas al menos una hora antes de dormir, debido a que la luz artificial también desencadena insomnio.
  • Cenar temprano, al menos dos horas antes de dormir.
  • Realizar ejercicios idealmente en la mañana.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco, especialmente en las noches.
  • Poner especial atención en adultos mayores y en los niños, ya que a ellos les cuesta más adaptarse al cambio de las rutinas.
  • Dejar el dormitorio donde está la cama sólo como un lugar de descanso, no de trabajo.
  • Evitar consumir en exceso bebidas con cafeína o energizantes.

    Fuente: cooperativa.cl

Deja un comentario