COVID-19 Y ENFERMEDADES RESPIRATORIAS GENERAN RIESGO DE CONTRAER INFECCIONES MÁS GRAVES A MENORES PREMATUROS

Para este año y a raíz de Covid-19, se prevé un escenario complejo para los menores prematuros en cuanto a las enfermedades respiratorias como la influenza y el Virus Respiratorio Sincicial (VRS). Según las últimas cifras públicas, entregadas por el Ministerio de Salud en el 2016, hubo casi 100.000 atenciones por causa respiratoria en el sistema público. De ellas el 50% de las enfermedades respiratorias recibidas en Sala de IRA (Infecciones Respiratorias Agudas), se concentró en los menores de 9 años, especialmente en los menores de 4 años. Alrededor del 10% de estas consultas, requieren hospitalización y si la población infantil tiene la condición de ser prematuros, esta cifra puede duplicarse e incluso cuadriplicarse.

 

Una de las principales causas de infección aguda de las vías respiratorias inferiores en lactantes y niños en todo el mundo, es el Virus Respiratorio Sincicial, que por lo general causa síntomas leves como de un resfriado y afecta a personas de todas las edades, pero en grupos de riesgo, puede provocar infecciones pulmonares graves como Bronquiolitis o Neumonía. Actualmente, se considera como grupo de riesgo a los lactantes y adultos mayores o personas con problemas médicos serios como aquellos que han nacido de forma prematura.

 

Según cifras publicadas por el Departamento de Estadísticas e Información de la Salud del MINSAL el 2016, del total de nacidos vivos (211.957), un 8,5% correspondió a menores de 37 semanas, es decir 180.000 niños prematuros.

 

Para Katherin Arteaga, Presidenta de la Asociación de Padres de Prematuros de Chile, ASPREM, comentó lo siguiente “en el caso de los nacidos prematuros tanto Covid-19 como  la inminente llegada del Virus Respiratorio Sincicial y las enfermedades respiratorias, pueden llegar a ser mortal, e incluso muchos de nuestros niños quedan con secuelas respiratorias. Cerca de un 20% presenta problemas respiratorios crónicos y alrededor de un 7% de los sobrevivientes es dado de alta con necesidad de oxígeno domiciliario, lo que los hace aún más vulnerables a las infecciones respiratorias”.

 

La Presidenta de ASPREM, también mencionó que dada la contingencia sanitaria es fundamental que se les informe a los padres sobre las formas de contagio, prevención y cuidados que deben tener sus hijos. Además, solicitan a las autoridades sanitarias que sean considerados como un grupo de riesgo y puedan mejorar así los beneficios que tienen, sobre todo ampliando la cobertura de Palivizumab en la Ley Ricarte Soto, incluyendo a todos los prematuros sin excepción.

 

En cuanto a la prevención, un elemento importante es la entrega de protección específica para el VRS mediante una inmunización (inyección de anticuerpos contra el virus). Esta inmunización se entrega durante el período de mayor circulación del virus (entre mayo y septiembre) y se se administran de manera mensual. Estos fármacos están incorporados vía Ley Ricarte Soto, dentro de las prestaciones a pacientes de alto riesgo como prematuros menores de 32 semanas y a partir del año pasado para pacientes con cardiopatías congénitas significativas a menores de un año.

 

Sobre las formas de contagio la Dra. Ivonne D´Apremont, pediatra y neonatóloga, Presidenta del Comité de Seguimiento del Recién Nacido de Alto Riesgo de la Sociedad Chilena de Pediatría, informó que “El VRS se contagia de persona a persona, a través de las gotitas de la saliva, al hablar, toser o estornudar. También se puede contagiar con el contacto cercano a través de los besos en la cara o al tocar objetos o superficies donde permanece el virus”.

 

Además, la Dra. D´Apremont complementó que “en general, las personas con una infección por virus respiratorio sincicial son contagiosas durante 3 a 8 días. Pero a veces los bebés y las personas con sistemas inmunitarios debilitados pueden continuar propagando el virus durante 4 semanas”.

 

Finalmente, la Dra. D´Apremont sugiere mantener  las  siguientes recomendaciones para todos los niños y en especial los prematuros:

 

  • Estimular fuertemente la lactancia materna.
  • Mantener las Inmunizaciones al día.
  • Evitar la contaminación ambiental, especialmente humo de cigarrillo.
  • Postergar el ingreso a Sala Cuna.
  • Reconocer los signos de dificultad respiratoria.
  • Consultar precozmente frente a la duda.
  • Esperar atención prioritaria en Centros de Salud.