Coyhaique: Monitoreo de calidad del aire arroja resultados alarmantes

0
680

Tesista de geografía de la Universidad de Chile registra índices de saturación por MP 2,5 de hasta 7 veces lo equivalente al estado de emergencia ambiental (170 μg/m3N).

Eduardo Gallardo es un estudiante de 27 años de la carrera de Geografía de la Universidad de Chile, quien se encuentra desarrollando su memoria de título en un estudio cuantitativo, sobre la contaminación atmosférica producida por acción humana.

 

Este trabajo se enmarca en un proyecto del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt), “Construcción social del clima urbano: hacia la calidad y justicia climática en ciudades chilenas”, dirigido por la investigadora y geógrafa Pamela Smith, la también docente de la misma casa de estudios.

 

Para alguien que ha nacido o lleva unos años en Santiago, como es el caso de Eduardo, el estudio entorno a la contaminación del aire no es una materia nueva, la que es abordada desde la multiplicidad de factores intervinientes, como: el clima, morfología urbana, actividades productivas, geografía, salud, flora y fauna, política, social, cultural, educación, energía, etc.

 

El trabajo como explica el investigador se basa en medir, analizar y espacializar la distribución de material particulado en la capital regional de Aysén. “En estos momentos me encuentro realizando mi segundo terreno en Coyhaique, donde he estado midiendo los factores meteorológicos que provocan esta densa nube de humo sobre la ciudad, que se produce principalmente la inversión térmica, la que afecta la circulación vertical de aire en la atmosfera y limitando el transporte de los componentes de esta capa, propiciando así la acumulación de material producido por la combustión de la leña y otros”.

 

La metodología aplicada en este estudio, según agregó el joven investigador, incluyó en un primer terreno una serie de entrevistas a representantes del gobierno local y regional, “las que buscan contextualizar la problemática de la contaminación y cómo es abordada en este momento, una segunda parte del estudio implica la medición de factores meteorológicos dentro del limite urbano y la concentración de material particulado (MP 2,5 y MP 10) a través de un equipo portátil medidor de partículas, humedad y temperatura”.

 

Dentro del recorrido por la ciudad se monitorearon 35 puntos durante dos días, encontrándose un peak de concentración de MP 2,5 de 1.143 μg/m3N, el día domingo 7 de julio de 2019, a las 21:11 horas, esto en el sector alto de Coyhaique, resultado que equivale a 7 veces el estado de emergencia ambiental (170 μg/m3N).

 

En cuanto a los resultado finales de este trabajo de investigación, según concluye el tesista, busca comprobar la relación que hay entre el factor humano y su influencia en la calidad climática de una urbe.