Crean medicamento que restaura huesos para combatir la osteoporosis

0
418

Su realización se logró gracias al estudio de una rara mutación genética.

Es casi un hecho y solo faltan un par de trámites para que comience su venta a quienes sean recetados. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) aprobó un medicamento para combatir la osteoporosis y que regenera huesos en el cuerpo humano.

Se trata del Romosozumab (Evenity como nombre comercial), una solución inyectable que restaura el hueso sin descomponerlo, según los hallazgos de dos grandes ensayos clínicos. Se trata del primer medicamento con este enfoque.

Actualmente, los tratamientos estándar con bifosfonatos detienen la pérdida de hueso pero no lo construyen. Las alternativas, la hormona paratiroidea y un derivado, forman huesos pero también lo descomponen, limitando el efecto terapéutico.

Sin embargo, el Evenity detiene la descomposición, favoreciendo la regeneración del hueso y fortaleciéndolo en aquellos pacientes que lo requieran.

El medicamento, eso sí, fue aprobado solo para mujeres posmenopáusicas con un alto riesgo de fractura y llevará una advertencia en su etiqueta que puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular, dijo la FDA.

Según los ensayos clínicos, los pacientes que tomaban los medicamentos observaron una reducción en las roturas, tanto en la columna vertebral como en las fracturas “clínicas”.

En otro estudio, se produjeron fracturas de la columna vertebral en 127 de los 2.046 pacientes que tomaron el nuevo medicamento, en comparación con 243 de los 2.047 que tomaron alendronate, un medicamento más antiguo.

Sin embargo, también llamó la atención de la FDA que hubo un pequeño e inesperado aumento de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y muertes súbitas en ese estudio: 50 de 2.040 pacientes, o el 2.5 por ciento, tomando Evenity, en comparación con 38 de 2,014, o el 1.9 por ciento, tomando alendronate.

El New York Times consignó que la FDA exigió un recuadro con una advertencia al interior del medicamento en donde se especifique que las personas que tuvieron un ataque cardíaco o un derrame cerebral no deberían usar el medicamento. Los efectos secundarios pueden incluir dolor en las articulaciones y dolores de cabeza e irritación en el lugar de la inyección.

El medicamento llega gracias a un estudio de un grupo inusual de pacientes “afrikáners” en Sudáfrica, quienes sufrieron de deformaciones en sus huesos y gran peso por su densidad ósea.

Finalmente se descrubrió que tenían una mutación única genética, la que no enviaba la orden de “dejar de fabricar” huesos al cuerpo humano, disminuyendo la descomposición de estos y rompiendo el equilibrio del cuerpo, al contrario de lo que sucede con la osteoporosis.

Fuente: ahoranoticias.cl