Descontento contra Trump por caso Floyd desata multitudinarias marchas

Tras una semana de enfrentamientos que obligó a imponer restricciones de movimiento, solo Nueva York continúa con toque de queda.

El asesinato de George Floyd en manos de la policía de Minneapolis, Estados Unidos, generó hoy una nueva ola de movilizaciones transversales a lo largo del mundo en rechazo al racismo y brutalidad policial bajo el movimiento Black Lives Matter, que en plena pandemia se convirtió en un factor determinante para las elecciones del 3 de noviembre en las que el Presidente Donald Trump busca la reelección.

Más de 43.300 agentes de la Guardia Nacional fueron desplegados en el país para enfrentar los posibles disturbios en la nueva jornada de marchas en colaboración con la policía de cada ciudad. Pero la Casa Blanca no solo aumentó la seguridad en el perímetro con una nueva valla reforzada, sino que amaneció con letras amarillas gigantes pintadas en la calle como símbolo de protesta.

“¡Sin justicia, no habrá paz! y “No puedo respirar” fueron parte de los gritos que resonaron desde Washington, Nueva York y Los Ángeles hasta Berlín, París y Sídney.

Según The New York Times, el cuerpo de George Floyd fue trasladado de Minnesota hasta su natal Carolina del Norte para una nueva jornada de honores al afroamericano de 46 años.

Cientos de personas llegaron al lugar para dar el último adiós a quien se transformó en un nuevo caso emblema de violencia racial después de morir ahogado tras 8 minutos y 46 segundos con la rodilla del policía Derek Chauvin en el cuello, que desencadenó un estallido social.

Actualmente, cuatro agentes policiales enfrentan cargos por el caso Floyd, pero las movilizaciones comienzan a rendir frutos ante las fuerzas de seguridad que están reexaminando sus políticas de fuerza en procedimientos.

Desde el viernes, la policía de Minneapolis tiene prohibido utilizar técnicas de inmovilización en el cuello con la rodilla o brazo; Los Ángeles recortó al menos US$ 150 millones del presupuesto policial para destinarlo a programas sociales de la comunidad afroamericana; y en Denver se vetó el uso de gases lacrimógenos durante al menos 30 días.

A cinco meses de las elecciones presidenciales, Trump lamentó la muerte de George Floyd, pero ha enfurecido a los manifestantes a los que denominó “matones”, “anarquistas” y “terroristas” para luego pedir “ley y orden” como respuesta a los disturbios. Hasta hoy, solo Nueva York seguía con toque de queda.

El descontento social que suscitó la muerte de Floyd revela que el Presidente no ha tenido una respuesta clara ante el problema. Según CNN, Trump no ha realizado sesiones para escuchar a la comunidad afroamericana ni ha presentado una propuesta de reforma policial. Incluso, el mandatario tenía pensado trasladarse a su club de golf privado cerca de Nueva Jersey para pasar el fin de semana, pero sus asesores le aconsejaron mantenerse en Washington.

Tras una semana de enfrentamientos que obligó a imponer restricciones de movimiento, solo Nueva York continúa con toque de queda.

Fuente: latercera.com