El dramático retroceso de los glaciares en Chile

En medio de la discusión del proyecto de ley sobre glaciares, estas masas de agua congelada están retrocediendo, amenazando su supervivencia.

 

Retroceden, se separan y derriten. Las reservas de glaciares en nuestro país han presentado una disminución en su superficie.
De acuerdo al último inventario de glaciares que realiza la Dirección General de Aguas (DGA), para el año 2014, en Chile existían 23.641 km² de estas masas de hielo. En cambio, para este año, la superficie glaciar bajó a 21.647 km², un 8% menos a la medición anterior, lo que equivale a cerca de 1.800 piscinas olímpicas menos de hielo.

Las causas de estos importantes deshielos se debe a varias causas, provocadas tanto por acciones directas e indirectas del ser humano (ver infografía).

El glaciólogo y doctor en Geografía de la Universidad de Chile, Francisco Ferrando, detalla que esto se ha visto acelerado por el aumento de la temperatura promedio en el planeta producto del cambio climático, las expediciones turísticas masivas, además de las intervenciones mineras que se llevan a cabo en los glaciares. “Las influencias directas e indirectas han estado destruyendo parte de la criosfera (partes de la superficie de la Tierra donde el agua se encuentra en estado sólido, como los glaciares) y sus funciones ambientales de enfriar las masas de aire se están perdiendo”, argumenta Ferrando.

La DGA también detectó que algunos glaciares mayores se han dividido en dos o más cuerpos: según el catastro de este organismo, en 2014 se contabilizaron 24.114 glaciares y las cifras obtenidas este año muestran que ahora hay 25.725, es decir, un aumento de 1.611 glaciares.

A excepción del glaciar Pío XI, en los Campos de Hielo Sur, todos han sufrido disminución y división de su superficie.
Uno de los casos más significativos fue el glaciar O’Higgins, el cual sufrió una ruptura y pérdida de más de 120 hectáreas de hielo.