El mejor amigo del hombre: lealtad y apoyo a la función policial

21 de julio, Día Mundial del Perro

Sus capacidades olfativas, temperamento y estructura física, entre otras características, ha motivado la incorporación de los canes en apoyo a las múltiples tareas que desarrolla Carabineros de Chile, contribuyendo a la seguridad de todos.

   Descendientes de los lobos, nacieron en el viejo mundo hace más de 20 mil años, quienes en busca de alimento se comenzaron a acercar a los humanos, dando paso a su domesticación, comenzando a evolucionar hasta lo que conocemos hoy. Se trata de los perros, que este 21 de julio celebran su día mundial.

   A partir de un momento en su historia –según teorías, en épocas de frío cuando escaseaba el alimento- dichos animales comenzaron a experimentar cambios en su conducta, tornándose más receptivos con los humanos llegando a estos asentamientos en busca de restos de comida, momento a partir del cual se generaría una relación que se volvió inseparable.

   Guardianes, protectores, compañeros y cazadores, los perros son parte de nuestras vidas y no podríamos concebir el mundo actual, sin su fiel compañía.

   Su proeza, coraje, valentía y lealtad, han sido características que convirtieron a «Hachiko», «Balto», «Togo» y «Maya» –entre muchos otros- en protagonistas de conmovedoras historias llevadas al cine y que dan cuenta de este estrecho y fraternal vínculo entre perros y humanos a lo largo de la historia.

   Estimaciones realizadas por la Federación Cinológica Internacional  dan cuenta que en el mundo existen alrededor de 350 razas, siendo uno de los animales con mayor diversidad dentro de una misma especie.

   Dadas sus características, los humanos han seleccionado a los perros –descendientes del lobo, según estudios de su ADN- para tareas de caza, pastoreo, guía de personas, rescate, búsqueda de personas, detectores de drogas y explosivos y animales de compañía, entre otros.

Incorporados al trabajo policial

   La relación entre policías y perros partió en 1914, por iniciativa del Prefecto de la Policía Fiscal de Valdivia, Hércules Beltramí Franzani, quien comenzó con la práctica de adiestramiento de perros de raza, para el servicio policial en Chile. Para ello, trajo desde Alemania, a «Fritz» un ejemplar entrenado para el rastreo y la aprehensión de delincuentes. A fines de ese año la Policía de Valdivia contaba con seis perros entre sus filas, cuya labor principal era el apoyo en la captura de antisociales, recibiendo el reconocimiento del Presidente de la República Ramón Barros Luco.

Cerca de 40 años más tarde, en abril de 1952 el Capitán Mario Puente García viajó a Argentina para conocer el servicio de los perros policiales de la Gendarmería Nacional. De vuelta en Santiago se conformaría la Sección de Adiestramiento de Perros Policiales, creada el 4 de julio de 1956, siendo su primer jefe.

   Este Plantel ha proporcionado al país miles de perros aptos para apoyar la función policial. Los primeros fueron Pastores Alemanes y Doberman que se dedicaron a las labores de Orden y Seguridad. Estos canes incluso han rendido su vida cumpliendo sus labores, emblemático es el caso de «Áyax», de dotación de la entonces 6ª Comisaría San Bernardo. En 1962 fue el primer perro de Carabineros en ser asesinado por un delincuente, quien fue sorprendido in franganti y capturado por él. El antisocial realizó una serie de disparos contra el perro que terminaron con su vida, impactando a toda la comunidad en la cual era conocido, principalmente, por sus presentaciones ante escolares.

Apoyo al trabajo en Aysén

   Seleccionados por su temperamento, capacidades olfativas y estructura física, entre otras cualidades, hacen del Pastor Alemán, Pastor Belga Malinois y Golden Retriever, las razas utilizadas por Carabineros para el desarrollo de tareas de orden público, detección de drogas, búsqueda de personas, cadáveres y detección de explosivos.

   «Max», de orden y seguridad; «Tyson» y «Melissa» -en la detección de drogas- son ejemplares caninos cuyo trabajo y reconocimiento ha dejado huella en apoyo al trabajo que desarrolla Carabineros en la región de Aysén.
Esta misma senda de logros, la continúan hoy otros ejemplares, como «Dala» y «Gazu» de la Sección O.S.7, cuyo trabajo ha sido fundamental en el apoyo a las tareas de control y fiscalización en rutas, puertos y aeropuerto, contribuyendo a detectar y prevenir el ingreso de drogas o sustancias prohibidas a la región.

   A este trabajo, se suma «Betsabé» y «Denver» -pertenecientes del Grupo de Operaciones Policiales Especiales (GOPE)- ejemplares especialistas en la detección de explosivos y búsqueda de cadáveres respectivamente, ejemplares cuyas capacidades olfativas han sido fundamentales en materias de seguridad así como en el apoyo de tareas de búsqueda de personas desaparecidas en la región.

   En el mundo de los olores y otras tareas donde los canes empleados por Carabineros no poseen rival, se han convertido en los principales aliados en la lucha contra el tráfico y microtráfico de drogas, contribuyendo a diario a hacer de las poblaciones, espacios, barrios y calles, más seguros para la comunidad.