En la ciudad de Coyhaique SAG inicia instalación de trampas para monitorear presencia de polilla de la vid. 

Entre las labores de control y vigilancia que realiza el Servicio Agrícola y Ganadero, se encuentra el control de la plaga cuarentenaria Lobesia botrana (Polilla del racimo de la vid).

Cada temporada el Servicio define una ruta de instalación de trampas de vigilancia específicas para estos insectos. Esta labor se enmarca en el ámbito de sanidad vegetal que tiene como objetivo la detección oportuna de plagas cuarentenarias que en este caso corresponde a Lobesia botrana» que hoy se encuentra bajo control oficial indicó profesional Sectorial SAG, Milixsa González.

«En una revisión de estas trampas se realizó la detección de ejemplares en la zona urbana de Coyhaique y de acuerdo a lo dispuesto en las Resolución Exenta N° 37 del 25 de enero 2022, se deben ejecutar las medidas fitosanitarias preventivas de control urbano, lo que significa, instalación de 25.000 emisores de confusión sexual, los cuales ayudan a que estos insectos no continúen reproduciéndose, el área total de instalación corresponde a 50 hectáreas»

 

Los dispositivos comenzaron a ser instalados en sectores del radio urbano de Coyhaique:

 

Zonas comprendidas: Monreal – Alfonso Serrano, Monreal Oriente y Freire.

Zonas comprendidas: 21 de Mayo – Independencia – Brasil – Perú hasta el Río Coyhaique.

 

Cabe indicar que este sistema de control estará operativo hasta el mes de abril al que la ruta de monitoreo de trampas que será revisada en intervalos de 10 días por inspectores del SAG que están entrenados en el reconocimiento de esta especie.

Jorge Pérez, director (s) regional del SAG indico, «es importante señalar que estos dispositivos (las trampas) no presenta riesgos para la salud de personas y animales domésticos, no produce efectos secundarios negativos debido a su especificidad, sensibilidad y nula toxicidad, no contamina el medio ambiente, es de fácil aplicación, la plaga no desarrolla resistencia ni tampoco deja residuos en la fruta, por lo tanto, es una herramienta de control absolutamente inocua para la comunidad».

Finalmente, el Director (s) realiza un llamado a la comunidad a permitir el acceso de los inspectores del SAG en las áreas urbanas comprometidas de la ciudad de Coyhaique.  Los funcionarios y funcionaria se encontraran debidamente identificados y cumpliendo con las medidas sanitarias dispuestas por el Ministerio de Salud. Por otra parte, es importante señalar que estos emisores no afectan a los árboles u otros donde serán instalados, por lo que se solicita a la comunidad que los cuiden, no manipulen y no las destruyan, ya que cumplen un rol fundamental en el control de esta plaga.