En plena crisis sanitaria, inédito programa gratuito de educación a distancia para primera infancia trabaja con 50 familias de Aysén

  • La iniciativa, que cuenta con monitoras quienes durante 20 semanas realizan clases telefónicas, además de entrega de material presencial para cada sesión, actualmente atiende a 50 familias de Aysén, región donde el 47% de las mujeres son jefas de hogar al cuidado de sus hijos.

 

  • El jueves 24 de septiembre, la subsecretaria de la Mujer, Carolina Cuevas, de visita en la Región de Aysén, conoció en terreno el trabajo que realiza la Fundación. A esta visita también asistió Manuel Ortiz, Gobernador de la provincia de Aysén y Elizabeth Gutiérrez, Directora Regional del Servicio Nacional de la Mujer.

 

Desde marzo, 50 niños de Aysén, de entre 2 y 4 años, están recibiendo educación temprana en sus casas. Se trata de la iniciativa de Fundación Niños Primero (FNP) que, por medio de un modelo inédito, que tiene una extensión de 20 semanas, y combina sesiones educativas telefónicas con la entrega de materiales de estudio para cada clase a domicilio, busca impactar no solo en el ámbito cognitivo de los niños más vulnerables, sino también en fortalecer el lazo emocional con sus padres y cuidadores.

“Las medidas de confinamiento y la cancelación de las clases en jardines y colegios, han dejado a muchos niños encerrados en sus casas, muchos de los cuales viven en espacios pequeños y con familias estresadas, lo que aumenta su vulnerabilidad. Por ello, lo primero que pensamos en el equipo fue ‘no los podemos dejar solos’, y por ello, transformamos nuestro modelo presencial de educación a un sistema remoto y logramos contar con apoyo de distintos donantes, lo que nos permitió crecer más que nunca”, cuenta la directora ejecutiva de la Fundación Niños Primero, Anne Traub.

Anuncio

“La estimulación temprana y el vínculo afectivo en la etapa inicial de todo ser humano, son fundamentales ya que el cerebro está en su periodo de máximo desarrollo, lo que a futuro se traduce en personas más seguras, resilientes, empáticas y con mayores herramientas para enfrentar las distintas etapas del desarrollo emocional y cognitivo. Por ello, creemos que para reducir la desigualdad debemos partir por la primera infancia”, indica Anne Traub.

Visita en Aysén

La subsecretaria de la Mujer, Carolina Cuevas, de visita en la región de Aysén, conoció en terreno el trabajo que realiza la Fundación. Junto con  la Jefa de Zona de la Fundación, Rocío Núñez, la subsecretaria Cuevas visitó la casa de Emily y su

 

mamá Solange, quienes participan en el programa desarrollado por FNP. A esta visita también asistió Manuel Ortiz, Gobernador de la provincia de Aysén y Elizabeth Gutiérrez, Directora Regional del Servicio Nacional de la Mujer.

 

“Un 47% de mujeres de Aysén son jefas de hogar, cifra por sobre el promedio nacional. Estas mujeres cumplen labores de cuidado de niños, niñas, adultos mayores o enfermos, lo que complejiza que en pandemia las mujeres puedan salir de sus hogares a trabajar, por lo que el entregar educación directo a la casa como lo realizamos como Fundación es fundamental” recalcó Anne Traub.

El programa para la primera infancia, que es mitad presencial y mitad remoto, está presente en 23 comunas de todo Chile (incluyendo la Región Metropolitana) y ha beneficiado a un total de 1.350 niños y sus familias.

 

Crecimiento pese al COVID

En marzo, y con el objetivo de seguir acompañando a los niños durante la pandemia pese a las medidas de confinamiento, la Fundación Niños Primero capacitó a sus más de 50 monitoras y reconvirtió su modelo de atenciones en las casas de las familias beneficiadas, -llamado “Padre e Hijo en casa”-, para pasar a un modelo de  acompañamiento y educación de primera infancia en un formato que mezcla sesiones telefónicas con entrega de material presencial, llamado Familias Power.

Para su crecimiento, la entidad ha logrado ir sumando a distintos donantes, como Jorge Claro, Horacio Pavez García, Juan Cúneo (a través de Fundación Liguria), Patricia Matte (por medio de Fundación Olivo), la familia Del Río Silva, encabezada por José Luis del Río, el empresario Cristóbal Kauffman y el empresario agrícola Jorge Schmidt. También, tiene el apoyo del empresario Pedro Ibáñez e hijos, y las compañías Caleta Bay, Cecinas Llanquihue, Colbún, Transelec, Fundación Isla Tenglo y de Kura Biotec, ligada a Manuel Rozas.

Además, este año, la fundación obtuvo los fondos concursables: ‘Chile Compromiso de Todos 2020′ dependiente del Ministerio de Desarrollo Social y Familia, para llevar el programa a las comunas de Fresia y Calbuco, en la Región de Los Lagos, y el Fondo Concursable LarrainVial 2020.

¿Cómo funciona el programa Familias Power?

El nuevo programa, bautizado como Familias Power, busca acompañar de manera remota a niños de entre 2 a 4 años durante 20 semanas, a través de juegos y la lectura de modo de entregarles no sólo educación de calidad, sino también ayudar a las familias a fortalecer el lazo padre-hijo, ayudando a disminuir las brechas educativas y sociales, y entregando herramientas que los acompañarán durante toda la vida.

El programa consta de 40 sesiones ( 5 meses aprox.), de 30 minutos cada una, dos veces por semana.
-Cada familia recibirá en su casa de regalo 10 juguetes didácticos y 10 libros.
– Una monitora especialista de Fundación Niños Primero guiará a través de video llamada la sesión de trabajo para que sea la madre o el adulto responsable quien lidere la sesión de trabajo
-Cada familia recibirá fichas con sugerencias para trabajar con los materiales y así desarrollar habilidades cognitivas y socio emocionales en su hijo (a)

El seguimiento del programa se está realizando a través de la plataforma EKID y que en 2019 ganó un Premio Avonni, en innovación social. Esta plataforma permite un exhaustivo control de las visitas y, ahora de las sesiones remotas, que realizan las monitoras. También permite realizar una evaluación del programa y diseñar una actividad final para los niños y sus familias.

Sobre Fundación Niños Primero

Fundación Niños Primero nació en 2016 con el objetivo de acortar las brechas de oportunidades de niños y niñas que viven en contextos vulnerables, mediante un programa de estimulación temprana basado en sesiones domiciliarias, que además refuerza el vínculo familiar. Esto, a partir de una metodología probada que lleva más de 50 años realizándose con muy buenos resultados en Estados Unidos realizada por la organización Parent Child+.

Actualmente, la entidad está presente en 23 comunas atendiendo a más de 1350 niños vulnerables de todo Chile, desde Iquique a Puerto Aysén.

La estimulación temprana y el vínculo afectivo en la etapa inicial de todo ser humano, son fundamentales ya que el cerebro está en su periodo de máximo desarrollo, lo que a futuro se traduce en personas más seguras, resilientes, empáticas y con mayores herramientas para enfrentar las distintas etapas del desarrollo emocional y cognitivo.

Los niños que participan en el programa base de FNP denominado “Padre-Hijo en Casa” obtienen mejores resultados en las pruebas estandarizadas tipo SIMCE, llegan un 20% adelantados frente a su grupo de control a colegio, tienen un 50% menos en la necesidad de derivación a especialistas (psicopedagogo, profesor particular, terapeuta ocupacional) y reducen en un 30% la deserción escolar.

La Fundación obtuvo el Premio Avonni a «la innovación social del año», gracias a la implementación de la App EKID en el año 2019. Y su directora ejecutiva ha recibido los premios Mujer Impacta y 100 Mujeres Líderes de El Mercurio.