En tiempos de encierro: ¿Cómo obtener vitamina D si no estamos tomando sol?

Es una de las vitaminas más importantes para el organismo. Si bien el cuerpo absorbe casi la totalidad a través de la exposición a la luz solar, hay otras formas de conseguirla. Según los especialistas, es clave mantener una alimentación balanceada y poner atención a los signos de déficit.

Si bien nuestro organismo requiere de muchas vitaminas y nutrientes, por estos días debemos ocuparnos de mantener en buen nivel, pese al encierro y la poca actividad al aire libre. Un ejemplo es la vitamina D, que se obtiene casi en su totalidad a través de la exposición a la luz del sol.

En este sentido, podemos estar optimistas, porque venimos saliendo del verano y, según algunos especialistas, debiésemos tener reservas suficientes. Sin embargo, no hay que descuidarse en los meses que vienen para absorberla, ya sea por medio de los escasos rayos del sol en invierno o de algunos alimentos que podrían colaborar a ello.

La vitamina D es la encargada de múltiples procesos en el organismo humanos. Desde mantenernos más contentos a reforzar el sistema inmune, algo fundamental en época de pandemia. Además, ayuda al cuerpo a absorber el calcio y eso llevaría a evitar muchas enfermedades de tipo óseo.

También juega un rol importante en el sistema nervioso, muscular e inmunitario. Por eso es tan importante acudir a algún especialista en caso de que sospechemos de déficit de vitamina D: puede causar dolores musculares, debilidad muscular y dolor óseo a cualquier edad.

Hilda Rojas, dermatóloga de la Clínica Santa María, dice que la falta de vitamina D en las personas “viene de antes de la cuarentena, y es porque casi no se hace actividad al aire libre. Ahora basta con tomar sol al mediodía en los brazos”.

En la misma línea, la nutricionista Bernardita Vignola recomienda salir unos 15 minutos diarios a tomar “buen sol, es decir, antes de las 11:00 y después de las 17:00 horas, y poner énfasis en tener una dieta que nos mantenga al día con este suplemento, como huevos, champiñones, pescados, mariscos, lácteos y sus derivados”.

Los especialistas recomiendan no consumir excesos de bebidas con cafeína, puesto que puede interferir con los receptores de vitamina D e inhibir su absorción.

Es importante tener claro cuáles son los signos que indican que podemos tener déficit, como el cansancio, fatiga, pesimismo y, en general, un estado de ánimo más depresivo. También sería bueno revisar, por ejemplo, esos dolores de huesos a cualquier edad o debilidad muscular.

Si bien podemos ayudar a recuperar vitamina D por medio de estos consejos, al notar algunos de los síntomas anteriores es necesario consultar con un especialista.

“A través de un examen de sangre podemos ver si alguien necesita suplemento de vitamina D y y en qué dosis”, enfatiza Jaime García, nutriólogo de Red Clínica UC.

Ahora, en tiempos en que debemos permanecer encerrados, debemos seguir manteniendo los niveles adecuados a través de una alimentación, que sea lo más equilibrada posible o aprovechar  las reservas que nos habría dejado el verano que ya pasó.

 

Fuente: cnnchile.com