Estudio CEP: Chilenos demoran hasta seis meses en encontrar trabajo

El más reciente análisis del Centro de Estudios Públicos revela una tendencia al alza desde el 2013 en la tasa de desempleo en el país.

El Centro de Estudios Públicos publicó esta semana los resultados de su investigación “Caracterización del desempleo en Chile”, el cual busca reflejar la evolución de la tasa de desempleo del país y una radiografía de los ciudadanos desempleados y cesantes.

Entre sus conclusiones, se indica que, en relación con la historia del país, Chile actualmente cuenta con una tasa de desempleo baja que alcanza el 6,9%.

Sin embargo, a partir del tercer trimestre de 2013 los niveles de desocupación han mostrado una tendencia al alza, un fenómeno que contrasta con la realidad de los países de la OCDE en los que se observa una disminución.

Este estudio también se ocupó de hacer un perfil de los desempleos, identificados como aquellas personas que buscan empleo y no encuentran.

Entre estos, aunque la tasa de desocupación de las mujeres es considerablemente mayor a la de los hombres, el estudio indica a la vez que la brecha de tasas se ha ido acortando a medida que el desempleo ha ido al alza.

Se establece que el periodo de búsqueda de empleo desde marzo de 2019 muestra una tendencia al alza y actualmente es de 5,7 meses. También se observa un aumento en la proporción de desempleados que llevan 7 meses o más buscando trabajo.

La mayoría de las personas “busca trabajo de jornada completa y de plazo indefinido, aunque aquellos que optan por la categoría “cualquiera” respecto del tipo de jornada y de la temporalidad están entre el 20 y 30%”, detalla el informe.

En cuanto a los cesantes, reconocidos como aquellos que buscan empleo y no encuentran aunque tengan experiencia laboral, se observa que corresponden al 90% de los desempleados y que tal proporción es cada vez menos sensible a a estacionalidad que se observa en el verano.

Asimismo, se detalla que más del 50% de estos se encuentra cesante porque terminaron un trabajo que tenía una duración definida, mientras que el 25% renunció a su empleo y un 15% fueron despedidos.