IMPRESENTABLE SITUACIÓN Y MALESTAR EN LA POBLACION Y GREMIO DEL TRANSPORTE POR DESABASTECIMIENTO DE COMBUSTIBLE DE “BARCAZA ANTONIO RONCHI” EN COMUNA DE OHIGGINS.

Una situación impresentable es la que afecta a la comunidad de O’Higgins, esto producto de que el día 12 de julio se informa por parte del capitán de la barcaza del desabastecimiento de embarcación Antonio Ronchi, suspendiendo su servicio entre puerto Yungay y rio bravo, único medio de conectividad entre la comuna de O’Higgins con el resto de la región de Aysén.

Según lo informado por la tripulación de la embarcación y la seremi de transporte informaron sobre la suspensión temporal de servicios de la barcaza en el fiordo Mitchell, esto debido a que el transporte de combustible para abastecimiento de la nave se encontraba con retraso en la ruta por condiciones climáticas.

Lo que llama notablemente la atención es que no se haya previsto por parte de la Seremi de Transporte y Telecomunicaciones además de la delegada de la Provincia Capitán Prat que este tipo de contingencia se pudiesen dar, más aún con conocimiento de las condiciones climáticas informadas cada día por la ONEMI, es más deja entrever que no existe comunicación y fiscalización en la operatividad de la embarcación lacustre que hoy por hoy tiene sin conectividad a la comuna mas austral de la región de Aysén

Tendremos que seguir presentando eventos meteorológicos adversos para identificar las fallas de coordinación y gestión que afectan el ya desgastado vivir de los vecinos que utilizan este medio de transporte, ni imaginar si existiese un problema de salud delicado, donde no existen protocolos y donde vemos que la conectividad sigue siendo un dolor de cabeza para quienes no forman parte de malas decisiones como son las personas.

Esperamos que se tomen las medidas correspondientes frente a una situación que no debiese volver a repetirse, agregar la pésima conectividad celular (tramos sin señal) donde ya se le ha solicitado a la seremi mejorar este tipo de demanda, vemos al alcalde solicitar y gestionar, pero hasta el día de hoy ninguna solución, se nos viene una nueva temporada estival, donde este año 2022 observamos cómo se vio sobrepasada la cantidad de viajes que debió realizar la embarcación ,esto producto de una desbordante visita de extranjeros , lo cual  se acrecienta con los años.

Las preguntas son varias ¿qué pasa con el combustible que supuestamente debiese estar asegurado para el constante funcionamiento de la embarcación?, ¿qué sucede con las familias que deben costear su estadía en Cochrane producto de no poder viajar hacia O’Higgins?, ¿cómo enfrentamos el desabastecimiento en mercaderías?, y muchas incógnitas y responsabilidades que debiésemos tener aclaradas frente a una situación que aqueja a una comunidad abandonada por el estado.