Juramento a la Bandera se centraliza en la Escuela Militar respetando el aforo

En la Escuela Militar se realizó el acto central de Juramento a la Bandera, el que fue presidido por el Presidente de la República, Sebastián Piñera E., acompañado por el Ministro de Defensa, Baldo Prokurica P., y el Comandante en Jefe del Ejército, General Ricardo Martínez M., y en el cual los soldados sellaron su compromiso con la Patria.

A nivel nacional son 7.326 soldados los que jurarán a la Bandera, de ellos, 6.237 hombres y 1.089 mujeres (307 oficiales, 1.130 suboficiales, 792 alumnos, 801 soldados de tropa profesional y 4.296 soldados conscriptos), en un acto que recuerda a los 77 soldados de la gesta heroica de La Concepción, ocurrida hace 139 años. Cabe señalar que en esta fecha se conmemora también el Día Nacional de la Bandera, símbolo que fue adoptado oficialmente el 18 de octubre de 1817.

 

Previamente al Juramento, y ante los representantes de los poderes del Estado, el Presidente de la República junto al Comandante en Jefe hicieron entrega de la Medalla al Valor y el Diploma de Ascenso póstumo a la familia del Suboficial Luis Monares Castillo, fallecido en la tragedia de Antuco en el año 2005, para reconocer su destacada acción de compañerismo y mantener con vida a su camarada, ex soldado conscripto Luis Ricardo Peña Astudillo.

Acto seguido, juraron a la Bandera en el Patio Alpatacal de la Escuela Militar, oficiales y suboficiales recientemente destinados a su primera unidad, alumnos de la Escuela Militar, Escuela de Suboficiales y soldados conscriptos del RPM N° 1 “Santiago”.

En la ocasión, el Comandante General de la Guarnición de Ejército de la Región Metropolitana, General Cristóbal De la Cerda R., destacó el compromiso de todos quienes cada año se incorporan al Ejército y efectúan este acto, el que rememora el legado de honor de 77 héroes del Combate de La Concepción, “el hecho de armas más heroico de nuestra historia militar. Cuatro oficiales, siete suboficiales y sesenta y seis soldados, se sobrepusieron a los naturales sentimientos de supervivencia, por una decisión superior de honor y respeto a su compromiso con la Patria que habían realizado frente a su estandarte”, sostuvo, al tiempo que recordó que “aquí están 81 efectivos preparados para hacerlo. Son una pequeña, pero significativa parte de las 1.089 mujeres y 6.237 hombres que hoy juran en sus cuarteles a lo largo de todo Chile. Cada uno proveniente de las más diversas condiciones, familias, lugares y experiencias, pero con un presente común, querer servir a la Patria a través del Ejército”.

 

Debido a la pandemia que afecta al país, el acto se realizó con un aforo reducido y con una representación acotada de los hombres y mujeres que adquieren este sagrado vínculo con la Patria. No obstante, el General De la Cerda cerró sus palabras enfatizando que “es oportuno reiterar el compromiso de cada uno de los integrantes del Ejército, por hacerse cada vez más merecedor de la confianza de los ciudadanos, de su reconocimiento, de su valoración y también de su cuidado, porque el Ejército de Chile no es patrimonio exclusivo de los militares, es de todos los chilenos”.

Con posterioridad, y tras las descargas de reglamento por parte del Regimiento Escolta Presidencial N° 1 “Granaderos”, se efectuó una oración evangélica y bendición católica. Luego, el Presidente de la República se dirigió a los juramentados: “los escenarios de este nuevo siglo son muy distintos a los que hemos enfrentado en el pasado, pero el espíritu con el que debemos hacerles frente es el mismo de siempre. Así lo hemos demostrado en los momentos de adversidad que ha enfrentado la Patria, con la entrega y aporte de los funcionarios de la salud y del Ejército, nuestras Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad, las que han realizado un aporte y una contribución decisiva, sin escatimar ningún sacrificio por aliviar y mejorar la vida de nuestros compatriotas”

 

“Por esa razón, quiero decirles que Chile se siente muy orgulloso de su Ejército y de sus Fuerzas Armadas, tienen una labor fundamental que cumplir y no solamente en eventuales tiempos de guerra. El aporte de la Institución en tiempos de paz es, y va a seguir siendo, decisivo, por eso le pido a Dios que bendiga a quienes han prestado juramento, al Ejército de Chile, a nuestra Patria y a todos los chilenos”, finalizó el Mandatario.

 

Departamento Comunicacional del Ejército