La U y Colo Colo reparten puntos y frustraciones en un partido caliente

0
227

La versión 185 del duelo entre azules y albos terminó 1-1. Alfredo Arias llega a su noveno partido sin ganar en la banca estudiantil, mientras que Mario Salas sufriendo con los primeros tiempos de su equipo. Paredes salió lesionado a los 44 minutos.



U. DE CHILE 1 – COLO COLO 1

U. de Chile: F. De Paul; M. Rodríguez, R. Echeverría, L. Aveldaño, J. Beausejour; R. Caroca; N. Oroz (62′, P. Parra), G. Espinoza; S. Ubilla (87′, N. Guerra), A. Henríquez, L. Benegas (90+3′, S. Vittor) . DT: A. Arias.

Colo Colo: B. Cortez; O. Opazo, M. Zaldivia, J. M. Insaurralde, C. Gutiérrez; G. Suazo (86′, A. Vilches), E. Pavez; G. Costa (61′, I. Morales), J. Valdivia, P. Mouche; E. Paredes (44′, J. Parraguez). DT: M. Salas.

Goles: 1-0, 28’, Benegas le gana la espalda a Opazo y cabecea dejando sin opción a Cortez; 70′, Mouche dispara de zurda tras recibir un pase de Valdivia.

Árbitro: Eduardo Gamboa. Amonestó a Oroz, Rodríguez (U); Paredes, Mouche, Insaurralde, Morales (CC). A los 76, expulsa a Henríquez por roja directa.

Estadio Nacional. Asistieron 27.004 personas.

En cursivas, jugadores juveniles.


Un Superclásico que prometía mucho y que terminó desilusionando. Un empate 1-1 entre la U y Colo Colo, disputado y muy caliente en el campo del Nacional, que igual dejará caídos. Los nervios propios del partido más trascendental del fútbol chileno. Rostros severos, en las tribunas y sobre el césped. Exceso de pasión, cabezas calientes. Ingredientes típicos de un Superclásico, robustecidos por el escenario particular de su versión 185. Entre la urgencia extrema de triunfos de los azules y el tan esperado récord de Esteban Paredes, había elementos de sobra para esperar un partido inolvidable.

Y en medio de todo eso, fue la U la que mostró lo mejor en el inicio. Con un gran partido de Oroz, con la entrega conmovedora de Benegas y el despliegue de Espinoza y Caroca, el local disfrazó su presente y las diferencias que se anticipaban en favor de su rival. El Cacique, como ha sido su costumbre en esta campaña, regaló los primeros 45 minutos. Un elenco estático, con Valdivia lejos de la pelota y sin rastro de la intensidad que pregona su entrenador.

Un primer asalto controlado por el cuadro del cuestionado Arias. Sin un derroche de buen fútbol, pero sí con una actitud que eclipsó al rival. El premio llegó a los 28′, con el cabezazo de Benegas, a espaldas de Opazo. Otro vez Colo Colo sufría por arriba, como ya es tónica en este torneo. Y desde un córner también, Rodríguez estuvo apunto de anotar el segundo, pero de suerte su cabezazo golpeó en el rostro de Pavez.

La malas noticias para los albos se acentuaron a los 44′. Lo ocultó Paredes, lo ocultó su cuerpo tétnico, pero en la cancha esas cosas no se pueden esconder. El goleador histórico del Cacique no estaba para el Superclásico. No estaba sano y su esfuerzo (intrascendente en el juego, salvo un zurdazo y un cabezazo) le pasó la cuenta antes del descanso. Pidió el cambio, porque su lesión en el tendón del aductor de la pierna derecha recrudeció. Fue el peor cierre para su escuadra antes de partir a camarines.

Las cosas, como ha pasado tanto con los pupilos de Salas, se invirtieron en la segunda parte. Colo Colo presionando, metiendo poco a poco a los azules en su campo, pero con el peligro latente de sufrir por un contragolpe. De hecho fue la U la que estuvo a punto del 2-0. Primero por una pelota que despejó Zaldivia desde la línea y después por el despilfarro de Benegas, frontal, casi en área chica.

El Cacique le hizo pagar el derrecho a su archienemigo. A los 70′, Mouche recibió la asistencia de Valdivia y sacó un zurdazo fulminante. Golazo, igualdad y todos los fantasmas se instalaban en el conjunto del Chuncho. La oscuridad que lo tiene en zona de descenso, con 10 partidos sin conocer victorias, nueve de ellos con Alfredo Arias en la banca. Acentuados, además, por la expulsión merecida de un exaltado Henríquez.

La U estaba en suelo. Sin resto físico para buscar una hazaña. Beausejour asumió como entrenador, mientras Arias solo miraba desde la orilla. El zurdo repartió instrucciones y también arengas. Mario Salas, en tanto, notó el momento y se jugó entero con el ingreso de Vilches por Suazo.

No hubo más movimiento, sin embargo. El empate se firmó y fue justo. Colo Colo no merecía ganar, la U no merecía perder. El Superclásico 185 repartió puntos, alegrías y frustraciones. Ninguno puede reír, en todo caso. Este empate no le sirvió a nadie en el Nacional.

Fuente: latercera.com