Las diferencias entre los proyectos de reducción laboral de Camila Vallejo y el Gobierno

El gobierno anunció que pondrá suma urgencia a su proyecto de flexibilidad laboral, para contrarrestar el avance de la iniciativa impulsada por la diputada PC. Además, se presentará una indicación para reducir la jornada actual de 45 horas a 41.

En la tarde de este jueves, el ministro de Trabajo, Nicolás Monckeberg anunció que se pondrá urgencia al proyecto de adaptabilidad y flexibilidad laboral, el cual se diferencia en algunos puntos al proyecto creado por la diputada Camila Vallejo (PC) para reducir las jornadas de trabajo.

Además, la autoridad afirmó que se presentará una indicación para establecer una jornada semanal de 41 horas promedio.

De este modo, el gobierno busca restar avance al proyecto de reducción laboral de Vallejo, el cual ha sido discutido ampliamente, especialmente en las últimas semanas tras ser aprobado en general en la Comisión del Trabajo.

En la misma jornada, el presidente Sebastián Piñera calificó este proyecto de “inconstitucional porque significa gasto público y un parlamentario no puede generar gasto público porque entonces nadie se haría cargo de los equilibrios”, y agregó que espera que el Congreso no lo respalde.

Sin embargo, debido a que actualmente la Comisión de Trabajo del Senado tiene el proyecto para crear la sala cuna universal con “suma urgencia”, la iniciativa de flexibilidad laboral del Ejecutivo no será discutida hasta septiembre, según recoge La Tercera.

En concreto, las diferencias entre ambas propuestas son las siguientes:

Propuesta del Gobierno

  • Reducción de 45 a 41 horas promedio semanales máximo.
  • Flexibilidad de horario.
  • El trabajador puede acordar cómo distribuir sus horas.
  • Fórmula de cuatro días de trabajo y tres de descanso.
  • Se aplica de forma gradual, teniendo un trato especial con las pymes en esta materia.
  • Generará 350 mil nuevos empleos, según estima el Ministerio del Trabajo.

Propuesta de Vallejo

  • Reducción de 45 a 40 horas semanales máximo.
  • Mantiene la rigidez horaria del sistema actual.
  • El trabajador no tiene poder para elegir de qué forma distribuir sus horas.
  • Se mantienen los 5 días de trabajo semanales.
  • Aplicación de forma inmediata, con excepción de las pymes que tendrán un periodo de gradualidad de 3 años.
  • Se estima que el proyecto crearía entre 200 mil y 300 mil nuevos empleos, según un estudio realizado por economistas del centro de estudios OPES en el 2017.