«Le ofrecieron quedarse como jefa»: Padre de enfermera apuñalada cuenta cuándo comenzó a ser acosada en su trabajo

La mañana de este martes, Patricio Álvarez, padre de Pola, enfermera apuñalada tras salir de su turno en la Clínica Cordillera en la comuna de Las Condes, entregó mayores antecedentes del caso, como las amenazas y el hostigamiento que sufrió su hija por al menos dos meses.

En el matinal Mucho Gusto, el abogado detalló que «mi hija entró a trabajar en la Clínica Cordillera con el tema de la pandemia, un poco más de dos años y medio llevaba trabajando ahí. Empezó a trabajar como enfermera de reemplazo con un contrato de tiempo definido y por su buen desempeño y calidad profesional le fueron ofreciendo mayores responsabilidades».

«Hace un par de meses atrás le ofrecen si tenía el interés de quedarse como jefa de uno de los turnos de la Urgencia. A mi hija por supuesto le interesaba porque tiene vocación de servicio y además le ofrecieron un contrato indefinido que tomó», agregó.

 

 

Álvarez indicó que «desde ese momento, alrededor de dos meses atrás empezó esto, que yo lo llamo bullying laboral, con amenazas que al principio parecían infantiles, uno lo podría haber tomado como niñería, pero hoy uno se da cuenta de que debería haber tomado cartas en el asunto mucho antes».

También precisó que «por ejemplo, cosas que me comentaba mi hija, ‘papá hoy me dieron vuelta la bandeja de la comida en el casino encima de mi ropa’, ‘papá estábamos en una intervención quirúrgica y llega una de las enfermeras y me saca la mascarilla’, ‘papá hoy puse una vía intravenosa con las mariposas y resulta que a la media hora al señor le habían sacado la vía y estaba todo ensangrentado porque alguien le intervino la vía que le puse hace 15 minutos’. Cosas como esas fueron muy seguidas este último tiempo».

«La clínica estaba en antecedente»

El padre de la enfermera afirmó también que «la clínica estaba en antecedente a través de la jefa de la unidad, mi hija le comentaba estas cosas que estaban ocurriendo y además no solo era el bullying contra mi hija, era contra todo el personal del turno donde ella se desempeñaba, por lo tanto, no era algo aislado».

Sin embargo, manifestó que «esto tomó un ribete bastante preocupante la semana pasada, ahí ya la amenazaron directamente con dichos como ‘a partir de esta semana me voy a hacer yo cargo de tus hijos’. Ella tiene dos hijos pequeños, por lo tanto, uno dice esto ya no puede seguir pasando y lo que vamos a hacer es ‘Polita anda a la comisaría 47 de Las Condes que queda cerca de tu casa o anda a la Fiscalía y deja la denuncia pertinente’. No sé por qué no lo hicieron, pero el domingo se desencadenó este trágico hecho».

Persona que la hostigaba está identificada

Respecto al responsable del hostigamiento, el abogado sostuvo que «la persona que nosotros denunciamos y que efectivamente la clínica tiene conocimiento, es una sola, tiene nombre, apellido, tiene una identificación clara. Los mensajes están respaldados, yo me tomé la libertad en nombre de mi hija de entregarle el celular a la Brigada de Homicidios, lo desbloqueamos porque ahí están todas sus redes sociales y ahí se identifica claramente de dónde provienen».

«Es una sola persona y las amenazas no eran solamente contra mi hija, era contra todo el grupo que estaba en turno… Yo entiendo que la clínica vulneró todos los procedimientos y protocolos que se deben tener para estos casos. Primero, mi hija tenía publicado su nombre y dirección particular, siendo que debió haberse publicado la dirección comercial y no particular. Punto dos, luego de ocurridos los hechos, la clínica nos ofrece todo, nos pone un director de comunicaciones, nos ofrece asesoría jurídica, sicológica, toda una maravilla, pero esto debió ser no reactivo, sino proactivo. La clínica sabía que esto estaba ocurriendo y no tomó ninguna carta en el asunto», añadió.

Incluso, aclaró que «de lo que yo me enteré estos últimos días es que a esta señora, después de una cadena de hechos que fueron in crescendo, le habían preparado un finiquito para el día lunes pasado. Este finiquito se le avisó que tenía que ir a firmarlo y desde ese minuto presenta una licencia y no ha aparecido más en la clínica».

«Es la persona número uno dentro de todas las hipótesis que se están barajando de estos hechos y tendrá que ser la policía a través de la Brigada de Homicidios quien busque el camino para al menos entrevistarla y ver por qué le hacía estas amenazas», complementó.

Los atacantes

Respecto al ataque, comunicó que «afortunadamente, ese mismo día se hizo un seguimiento de todas las cámaras de seguridad que están emplazadas en el sector y se pudo determinar la entrada a la comuna de estos sujetos y su salida a partir de la descripción de mi hija del hecho y en ese sentido estamos más tranquilos porque se está haciendo el seguimiento y ya hay identificadas entiendo varias personas y cuál fue el recorrido que se hizo».

Querella contra quienes resulten responsables

Por otro lado, anunció que «esta semana nosotros, ya empezando el día laboral, vamos a interponer las querellas respectivas, primero contra quienes resulten responsables por estos hechos y por el delito de homicidio en calidad de frustrado y después todos los delitos conexos, porque hay muchos que están tipificados y eso nos permite ampliar las líneas investigativas. Vamos a partir por la acción penal, no quiero que esto se tome como amenaza, pero nosotros no vamos a descansar hasta que esto quede completamente aclarado».

Respecto a una acción legal en contra de la clínica, Álvarez explicó que «es una alternativa, no la hemos evaluado todavía, yo recién me voy a juntar hoy con el grupo de abogados que vamos a asumir estos hechos y es una hipótesis que no la vamos a descartar. Vamos a juntar los antecedentes pertinentes, pero lo principal es que mi hija se recupere y después tendremos el tiempo para tomar las acciones que se necesiten».

«Nadie ha dormido hace dos días en la casa»

El abogado además reveló que como familia «estamos destrozados, yo puedo tener la apariencia de estar tranquilo y lo estoy haciendo básicamente para visibilizar este tema y que no quede en el olvido, pero mi señora, que es la madre de mis tres hijos, está destrozada. Mi hija menor, que también es enfermera, me dice ‘papá, nunca nos esperamos que pasara este tipo de cosas'».

«Nadie ha dormido hace dos días en la casa, todos llorando. Tú te despiertas un rato en la noche y te das cuenta que alguien está llorando en la pieza de al lado o en el segundo piso. Ha sido duro como padre, como familia. Estamos tratando de mantener la calma. Se nos ha ofrecido ayuda y la vamos a necesitar en algún minuto, tanto de sicólogos para los niños, para mis hijos, para mi señora, incluso para mí, pero yo soy un hombre fuerte y en ese sentido involucrarme en mi propio trabajo y mantener la oficina funcionando me va a permitir desconectarme un poco de estos hechos y seguir el día a día que es lo que uno tiene que hacer», concluyó.

Por Claudia Garrido
Fuente: meganoticias.cl

Deja un comentario