Ley N°21.549: la evolución en la investigación de los delitos informáticos

La Policía de Investigaciones de Chile creó las Brigadas Investigadoras del Cibercrimen de Santiago, Valparaíso y Concepción como una respuesta al creciente desarrollo de la criminalidad informática en Chile y ante la necesidad de contar con una unidad dedicada a la investigación y solución de los problemas que enfrenta la ciudadanía en el mundo virtual globalizado. Sumado a ello, recientemente se anunció la creación de la Jefatura Nacional de Cibercrimen con la finalidad de potenciar el enfoque contra la delincuencia cibernética.

Al respecto, la PDI se ha destacado por identificar y adaptarse a las nuevas amenazas delictuales, diseñando e implementando diversas estrategias y mecanismos para mejorar y fortalecer la investigación y el análisis criminal, situación que no es ajena a los delitos informáticos.

Nueva Ley N°21.549

Recientemente, se promulgó la Ley N°21.549 que establece la nueva normativa de los delitos informáticos en el país y los tipifica, adecuando otras legislaciones afines para aplicar el Convenio de Budapest en aspectos como defraudación informática o acceso indebido a sistemas o datos.

En ese sentido, cabe señalar que “el trabajo investigativo de la PDI en este ámbito, ha permitido detectar nuevos modos de operar y a su vez nuevos delitos, contribuyendo a la generación de este tipo de cambios en términos legislativos”, puntualizó el comisario Luis Araya, jefe de la Brigada Investigadora de Delitos Económicos Coyhaique.

Así, entre los delitos que contempla esta nueva ley, por ejemplo, se encuentran el acceso ilícito, la interceptación ilícita, el ataque a la integridad de los datos y sistemas informáticos, la falsificación informática, la receptación de datos informáticos, el fraude informático y el abuso de dispositivos.

“La evolución de los delitos informáticos requiere de investigadores altamente preparados, pero también con amplias facultades para llevar a cabo su labor, aspecto que es relevante de destacar en la implementación de la nueva Ley N°21.459, puesto que le otorga a la policía técnicas especiales de investigación, aspecto esencial para el desarrollo de sus funciones y el éxito de las diligencias realizadas en cada uno de estos casos”, puntualizó el comisario Luis Araya.

Balance delitos informáticos

En el marco de la antigua legislación, existe un catastro de la labor realizada durante el primer cuatrimestre del 2022 por la Brigada Investigadora del Cibercrimen Metropolitana, recibiendo 191 denuncias asociadas a delitos informáticos, de las cuales más de un 35% corresponde a almacenamiento de material con contenido de explotación sexual de niños, niñas y adolescentes, seguido por denuncias de estafas y otras defraudaciones, y delitos de sabotaje informático.

Si bien a nivel regional la PDI no cuenta con una Brigada Investigadora del Cibercrimen, son la Brigada Investigadora de Delitos Económicos y la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales las unidades especializadas que indagan aquellos casos relacionados a delitos informáticos de su pertinencia, con apoyo de la Jefatura Nacional cuando es pertinente.

Sobre los casos a nivel regional, el jefe de la BRIDEC Coyhaique detalló que, en el último tiempo, las denuncias por estafa responden a delitos en los que se ha utilizado la tecnología como medio para poder cometerlos, principalmente, a través de internet y redes sociales, tal como se había dado cuenta anteriormente.

Recomendaciones y consejos

Ante los nuevos avances en este tipo de ilícitos relacionados a la informática, el comisario Luis Araya enfatizó en la importancia de estar preparados a las nuevas modalidades y entregó algunas recomendaciones generales para evitar ser víctima de delitos informáticos, “es importante que las personas realicen respaldos periódicos de la información en medios de almacenamiento que no estén conectados a la red, usando servidores espejos en caso de que uno de estos falle, además, deben mantener actualizado el antivirus, verificar la configuración de seguridad de su firewall, evitar descargar aplicaciones que provengan de sitios desconocidos y evitar crackear aplicaciones no licenciadas, ya que la mayoría de las aplicaciones usadas para este fin contienen códigos maliciosos ocultos”.

Algunas otras recomendaciones:

  • No descargar archivos adjuntos de correos de dudosa procedencia.
  • Cambiar de forma periódica sus claves de autenticación.
  • Usar factores de doble autenticación al momento de configurar sus claves.
  • No entregar acceso ni contraseñas a terceros.
  • Evitar exponer información personal o familiar en las redes sociales.
  • Utilizar las herramientas de privacidad que ofrecen las plataformas de RRSS.

Y, en caso de ser víctima de algún delito informático, se aconseja realizar la respectiva denuncia de forma inmediata, puntualizaron desde la PDI.