Más de cuarenta personas de diversas organizaciones e instituciones participaron en “Capacitación de Agricultura Urbana” impulsada por la Seremía del Medio Ambiente.

0
152
  • En dicha instancia se entregaron fundamentos teóricos y prácticos relacionados con los beneficios que otorga la agricultura urbana, conocimientos sobre manejo de riego y preparación de suelo a través de un modelo aplicable al sector urbano; contenidos demandados por parte de la la ciudadanía y que tienen relación con la producción limpia de alimentos y la gestión de residuos, a través del compostaje o la reutilización de tarros y neumáticos. 

 

La jornada dividida en dos jornadas, comenzó con la socialización de conocimientos teóricos durante la mañana en el auditórium del Liceo San Felipe Benicio, en la cual participaron representantes de organizaciones sociales, gestores ambientales, y particulares, quienes participaron de las charlas técnicas impartidas por agrónomos de instituciones como FOSIS, INDAP, SEREMI de AGRICULTURA Y LA SEREMI DEL MEDIO AMBIENTE y el Consejo Vecinal de la Junta de Vecinos Gabriela Mistral; instancia en la cual los asistentes pudieron apropiar contenidos, y tomar apuntes para implementar en sus hogares y comunidades. 

 

Juan Luis Ríos, Encargado de Educación Ambiental de la Seremía del Medio Ambiente indicó: “ Los huertos urbanos, corresponden a una herramienta importante para que las personas logren comprender el concepto de desarrollo sustentable; a través de dicha práctica, es posible abordar simultáneamente aspectos sociales como el cooperativismo, la conexión con la tierra y el sentido de pertenencia de las comunidades tan relevante especialmente para la integración de los adultos mayores.   

 

Cabe destacar además  que los huertos urbanos son una herramienta importante para que las personas entiendan el concepto de desarrollo sustentable; en la cual se abordan aspectos sociales como la cooperación entre vecinos, satisfacción personal y sensación de vigencia especialmente por parte de los adultos mayores.  A su vez, a través de la autogestión de iniciativas como esta,  es posible mejorar los ingresos a través de la venta de excedentes o simplemente aportar a la economía familiar a través del ahorro de dichos cultivos”,  agregó el profesional de MMA 

 

Durante la tarde, los asistentes se trasladaron hasta la Población Clotario Blest 2 y 3 , donde aplicaron los conocimientos adquiridos durante la mañana, lo que se transformó en una experiencia totalmente práctica, en la cual lograron  equipar una pequeña huerta social en la población, instancia que contó con la asesoría de agricultores con basta experiencia como: Berti Vera, María Jaque y Sandra Gatica, socios del Comité de Horticultores de el sector El Claro – Coyhaique Bajo, quienes traspasaron a los asistentes conocimientos alusivos a técnicas de trasplante y siembra a los asistentes. 

 

Andrea Salinas, participante del taller proveniente del sector de Lago Atravesado, señaló:  “La invitación me la hizo una vecina, y   la verdad siempre me ha gustado la región y el trabajo con la tierra. Creo que no hay nada mejor que poder producir lo que uno va a a consumir y entregar a los niños productos más naturales que no tienen ningún tipo de  pesticida; además de comer saludable. Además es una buena forma de incentivar a los niños el contacto con la tierra, sin duda esta ha sido una gran instancia”. 

 

Finalmente,  cabe destacar que el Gobierno estuvo presente en la jornada y representado por la Seremi de Gobierno, Tatiana Fontecha, Gustavo Márquez, Director de Fosis, y Patricio Urrutia, Director de INDAP Aysén, quienes dialogaron con los asistentes y destacaron la relevancia que tiene la educación ambiental para el Gobierno del Presidente Piñera, la cual hoy cruza todas las carteras gubernamentales. 

 

 La Agricultura Urbana 

La agricultura urbana existe en todo el mundo, pero durante el siglo XX, con el incremento de la población urbana, fue alcanzando gran desarrollo en dependencia de factores sociales, económicos, ambientales y productivos. 

De esta manera, con el crecimiento de las ciudades en los últimos años, se ha logrado insertar estos nuevos modelos, los cuales permiten resolver problemas para aumentar la calidad de vida y seguridad alimentaria, así como también contribuyen significativamente a generar en las comunidades nuevas prácticas comunitarias como: cohesión social, sustentabilidad, valoración de los espacios públicos, disminución de costos en la economía doméstica, incluso al bienestar emocional de las personas, de manera que son un gran paso para ayudar al planeta,  y de paso ayudarse a si mismo.