Ocho destinos emergentes en Chile

0
257

Una isla en el fin del mundo, una reserva de ballenas azules y un oasis colonial en el desierto. Estos son algunos de los destinos emergentes que los viajeros han elegido para este verano, según distintos actores de la industria del turismo nacional. Alejándose de las rutas tradicionales, los visitantes decidieron recorrer la naturaleza y los terrenos más vírgenes del país. Mientras bajan los precios de los vuelos y mejoran las instalaciones turísticas, aumenta la búsqueda por experimentar la biodiversidad de los territorios nativos repartidos en más de 4.000 kilómetros de costa y montaña. Un turismo distinto, muchas veces más precario o extravagante, busca marcar la diferencia para este 2019.


Putre: Región de Arica y Parinacota

La capital de la provincia de Parinacota es un oasis a 3.550 metros sobre el nivel del mar. Putre posee construcciones del siglo XVII que transporta a los turistas a la época colonial en medio de esta tierra aymara. Casi en el límite con Perú, el pueblo altiplánico sorprende con maravillas naturales, como el Parque Nacional Lauca, el salar de Surire, las lagunas de Cotacotani y el lago Chungará. Además, en febrero se celebra el gran Anatra o Carnaval de Putre, una fiesta típica de la provincia, donde durante días se mantiene la alegría costumbrista de la zona para honrar a los pueblos ancestrales. El lugar se ubica a 140 kilómetros de Arica; ya sea en bus o en automóvil es necesario transitar por la Carretera Internacional.

FOTO: SERNATUR

Bahía Inglesa: Región de Atacama

Para quienes buscan aguas cristalinas, arena blanca y mucho, pero mucho sol, Bahía Inglesa es el destino perfecto. Este balneario al norte de Chile ha desarrollado su turismo enfocado en el descanso y la tranquilidad. Con ofertas de hotelería para todos los gustos y bolsillos, “el Caribe chileno” goza de las exquisiteces de la gastronomía marina. A 80 kilómetros de Copiapó, los más activos podrán disfrutar de los deportes acuáticos, el senderismo y los paseos al desierto florido. Según el product manager de Turavion, Mario Aguirre, “este año ha habido mucho interés por Bahía Inglesa, incrementando las reservas en cabañas, departamentos y hoteles”, y es que las aguas turquesas de la costa de Atacama parecen irresistibles.

Valle del Elqui: Región de Coquimbo

Disfrutar de un buen vino bajo el cielo estrellado es uno de los panoramas favoritos en el Valle del Elqui. Escondido entre las montañas, ha pasado inadvertido durante años para turistas dentro y fuera del país. El 2019, Lonely Planet catalogó al Valle del Elqui como “una de las regiones más bellas del norte de Chile”. La tierra natal de Gabriela Mistral sorprende con sus cielos despejados que permiten una excelente observación astronómica, donde se puede visitar el Observatorio Mamalluca o el Planetario Natural Alfa Aldea. Los paseos a viñedos y pisqueras son también un panorama ideal. Lo mismo el silencio y la experiencia espiritual. Desde La Serena a Pisco Elqui son unos 100 kilómetros, y se pueden recorrer en buses locales o en auto.

 

FOTO: SERNATUR

Isla Robinson Crusoe: Región de Valparaíso

La isla principal del archipiélago Juan Fernández ha comenzado a aparecer en los itinerarios de los viajeros. Salir a pescar con los lugareños, bucear en aguas transparentes, surfear en ciertos puntos de la isla o disfrutar de la clásica langosta son algunas de las actividades que se pueden realizar en este paradisíaco lugar, a 667 kilómetros del continente. Declarado Parque Nacional y Reserva de la Biosfera por Unesco, las antiguas tierras de piratas y tesoros gozan de una flora y fauna única en el mundo. Tal como relata Daniel Defoe, en su libro Robinson Crusoe, la geografía de la isla la convierte en un lugar inolvidable. Bien lo sabe también el escritor J.M. Coetzee, quien incluso reescribió la famosa novela y la bautizó Foe. Como señalan los carteles en sus calles, el archipiélago Juan Fernández es una “aventura inolvidable”.

Para llegar es necesario tomar una avioneta desde Santiago por dos horas y media, o un buque de la Armada desde Valparaíso, que navegará entre 30 y 40 horas hasta el destino.

Parque Nacional Melimoyu: Región de Aysén

Al norte de la Región de Aysén se encuentra el Parque Nacional Melimoyu, una de las últimas zonas declaradas reserva natural en Chile. Caracterizado por su tupido bosque valdiviano y el nevado volcán Melimoyu, cada verano se transforma en un santuario de ballenas azules, que migran a la bahía en busca de alimento. Se estima que el 10% de la población mundial de esta especie se desplaza en estas fechas al golfo de Corcovado. Según el CEO de Faro Travel, Carlos Cheuch, “un imperdible es ir a conocer los Parques de la Patagonia. Un legado natural y turístico que muchas generaciones vamos a poder disfrutar”. Además, el territorio ancestral de los chonos posee un ecosistema único, que reúne pumas, zorros, pudúes y una gran variedad de aves. El Parque Nacional Melimoyu no tiene acceso terrestre. Existen dos rutas en ferry: desde Quellón el viaje dura 12 horas hasta el pueblo de Melimoyu; y desde Puerto Cisnes son 7. También se pueden organizar navegaciones o vuelos privados directos al pueblo de Melimoyu.

FOTO: SERNATUR

Lago Budi: Región de La Araucanía

A dos horas de Temuco se encuentra el único lago salado de Sudamérica. Ubicado en las orillas del océano Pacífico, el lago Budi ofrece un turismo enfocado en la cultura mapuche. Las comunidades indígenas están a cargo de gran parte del territorio y buscan compartir tradiciones ancestrales, como las cabalgatas y paseos en wampo (canoa mapuche). En tiempos precolombinos, el lago era conocido como Füzi, que en mapudungun significa sal o perdiz.

Esta zona fafkenche se caracteriza por su fauna compuesta por sus delfines, cisnes, lobos marinos y aves, que se pueden apreciar mientras se duerme en rukas y se aprende de las costumbres prehispánicas en profundidad. Además, se pueden visitar hermosas localidades cercanas como Nehuentúe, Carahue, Puerto Saavedra y Queule.

Desde Temuco el trayecto dura aproximadamente dos horas, hasta llegar 20 kilómetros al sur de Puerto Saavedra. Se pueden tomar buses o llegar en vehículo particular.

FOTO: SERNATUR

Chiloé: Región de Los Lagos

Hace ya un par de años que la isla de Chiloé destaca entre los destinos nacionales, sin embargo este verano ha sobresalido en la elección de los turistas. Tierra de leyendas y seres mitológicos, el archipiélago destaca por un equilibrio entre el patrimonio cultural y natural, que refleja el sincretismo de la cultura huilliche, española y las ideas jesuitas. Los cielos de Chiloé acompañan el verde paisaje que deja ver los palafitos y las distintas iglesias locales, muchas de ellas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Por otra parte, la gastronomía del lugar encanta con las preparaciones a leña, las múltiples papas chilotas y el conocido curanto. La hospitalidad de la gente aporta un factor a la experiencia, que atrapa a los visitantes que buscan volver por más.

Desde Santiago y Puerto Montt se pueden realizar viajes en avión a Castro. En autos particulares o buses, se debe tomar el transbordador, desde Pargua, Chaitén o Chacabuco, para cruzar a Chiloé.

FOTO: SERNATUR

Tierra del Fuego: Región de Magallanes

Al otro lado del estrecho de Magallanes se encuentra la tierra de los selk’nam y yámanas. Esta gigantesca isla chileno-argentina, de bosques milenarios, naturaleza virgen y una característica fauna fueguina, sorprende con sus secretos y valles inexplorados. La tierra del fin del mundo une el turismo de aventura con el de cultura, mezclando tradiciones ancestrales y avistamiento de distintas especies.
Uno de sus mayores atractivos es el Parque Pingüino Rey, donde se encuentra una colonia de estas aves de pecho amarillento-anaranjado, extrañamente lejos de la Antártida.

Para los más aventureros, el senderismo es uno de los principales atractivos; paseos de distintas distancias y dificultades permiten descubrir los rincones de la isla, además de ir observando caballos, guanacos y cóndores.

Tierra del Fuego es una tierra de contrastes. Mientras en el norte la estepa ondulada es la característica principal; en el sur, bosques y lagos dominan intensamente la geografía.
Desde Punta Arenas existen vuelos a Porvenir, capital de Tierra del Fuego. De martes a domingo zarpa un transbordador que en 2 horas cruza el estrecho de Magallanes. Si se llega a Primera Angostura se puede cruzar en 20 minutos a la isla, sin necesidad de reserva previa.

Para construir este listado de destinos chilenos emergentes 2019, se tomó como referencia los premios Destinos Emergentes de Chile de la revista de viajes y turismo Enfoque, a lo cual se agregaron las cifras que maneja Sernatur y la experiencia de las agencias de viaje Cocha, Atrápalo, Faro Travel, El Corte Inglés, Turavion y Travel Security.

Fuente: latercera.com