Revelan última carta de Violeta Parra: “Yo no me suicido por amor, lo hago por el orgullo que rebalsa a los mediocres”

0
119

La cantautora nacional dejó una carta antes de suicidarse a los 49 años. “No tuve nada. Lo di todo. Quise dar, no encontré quien recibiera” y “me cago en los discursos de despedida”, es parte del contenido.

La última carta escrita por la legendaria Violeta Parra antes de su suicidio fue revelada más de 50 años después y plasma su gratitud hacia su hermano Nicanor, así como los dolores emocionales que la aquejaban.

El contenido fue revelado en Violeta Parra: la violenta Parra, escrito por la periodista Sabine Drysdale, perfil que integra el libro Extremas, editado por por Leila Guerriero y recién publicado por Ediciones UDP.

“Si juntamos dos mil hombres no alcanza a salir de ellos un cuarto de hombre / Desesperada, nada. Clarificada / Dice uno por ahí que los Parra son cortados a una misma tijera. El que lo dice debe haberlo cortado por un serrucho / Yo no me suicido por amor. Lo hago por el orgullo que rebalsa a los mediocres”, es parte del escrito.

Según consigna La Tercera, en la carta también dedica duras palabras a su hermano Roberto y se dirige con amargura a sus hijos, especialmente a Ángel e Isabel.

“Mi madre es una reina mañosa / La Carmen Luisa despertará frente al vacío que deja su madre / Me cago en los discursos de despedida“.

“Los revolucionarios clandestinos le han quitado una luchadora al país / No tuve nada. Lo di todo. Quise dar, no encontré quien recibiera/ Angel está prisionero. Isabel también. Carmen Luisa también, pero de la nebulosa. Y no como los anteriores huevoncitos grandes. Los deslumbran los encerados / Pucha qué gran tipo es Nicanor. Sin él no habría Violeta Parra. Pero al pobre yo le escondo todo porque le rompe el corazón / El presidente Frei es un farsante. Fidel es un romántico. Lenin se equivocó / No quiero que mis hijos sean más cobardes”, son también parte de sus palabras finales.

Violeta Parra murió el domingo 5 de febrero de 1967 con un balazo. La carta fue encontrada en sus piernas.