River Plate liquidó a Boca Juniors en el “Bernabéu” y conquistó por cuarta vez la Copa Libertadores

0
179

El equipo “millonario” fue letal en el alargue y se consagró con un marcador global de 5-3.

La larga espera por la definición del título más importante a nivel de clubes en Sudamérica valió la paciencia de los hinchas del fútbol. A la altura de las expectativas, River Plate y Boca Juniors interpretaron un partido de altas emociones en el Estadio “Santiago Bernabéu” de Madrid, espacio en donde los “millonarios” consiguieron superar a punta de garra a los “xeneizes”, para doblegarlos con un 3-1 (5-3 global) que les permitió alzar por cuarta vez en su historia la Copa Libertadores de América.

Un mes después del partido de ida y dos semanas más tarde de lo previsto, la “final más larga del mundo” concluyó con un clímax futbolístico que estuvo lejano a todos los hechos de violencia que obligaron a suspender la revancha en el Monumental de Núñez, para trasladarla por primera vez fuera del continente.

El primer tiempo en la cancha del principal coliseo de la capital espapañola fue parejo, aunque dominó principalmente el nerviosismo, lo que postergó los ataques directos de dos escuadras que se enfrentaban con igual cantidad de oportunidades tras empatar 2-2 en la ida.

La primera ventaja en el marcador en el involvidable choque de este domingo fue para Boca, ya en el filo de la ida al descanso. Darío Benedetto aprovechó un pase magnífico de Nahitán Nández para definir con clase ante la salida del arquero Franco Armani, lo que pareció no afectar la moral de sus antagonistas.

En la segunda parte, en el minuto 68, Lucas Pratto empató para River. Ignacio Fernández realizó una bonita pared con Exequiel Palacios y centró al área para que Pratto definiese con un zapatazo imparable al palo derecho.

La acción fue un tremendo desquite para la “banda sangre”, que cinco minutos antes fue “robada” de un penal por parte del VAR, tras una falta del portero Esteban Andrada sobre Pratto que fue insólitamente consignada como una infracción en ataque del ariete.

1-1 y todo se llevó a la prórroga. Ahí, Boca Juniors recibió un golpe que mermó su rendimiento hasta el final. Y es que desde el minuto 92 tuvo que hacer frente a una zaga con sed de gloria con 10 jugadores, por la expulsión del colombiano Wilmar Barrios, que vio la segunda cartulina amarilla por una dura entrada contra Exequiel Palacios.

En el minuto 109 Juan Fernando Quintero firmó un golazo, tras el paseo por el área auriazul de él y otros tres compañeros, y en los 120 cuando Boca apostaba todo frente al arco de River para lograr el empate y obligar el desenlace en los penales, el “Pity” Martínez ganó la pelota y se fue en un contragolpe que no tuvo resistencia, para dar la estocada que permitió a su equipo dar la vuelta olímpica lejos de su casa, pero ante miles de sus hinchas que hicieron el esfuerzo para acompañar a su equipo en esta odisea.




Fuente: alairelibre.cl