Subsidio marítimo Ruta Cordillera contempla contratación de remolcadores en Puerto Chacabuco

·  La contratación de estas naves de apoyo brindará más seguridad para las maniobras de zarpe y atraque de la barcaza, además de una operación más eficiente.

Con la modificación del contrato de barcazas subvencionadas que operan en la Ruta Cordillera, se estipuló la contratación de remolcadores para zarpe y/o atraque en Puerto Chacabuco, en caso que exista un pronóstico previo de restricción de maniobra en el puerto por condición climática de parte de la Autoridad Marítima. Esta modificación implica la asignación de un valor adicional del subsidio.


La ministra Gloria Hutt, seremiTT Fabián Rojas, Gobernador Marítimo Felipe Zambrano y Héctor Soto, representante de Naviera Austral; dieron a conocer esta medida a autoridades comunales y a los pasajeros de la nave Queulat.

En la instancia la secretaria de Estado destacó que esta indicación en el contrato del servicio marítimo será útil tanto desde el punto de vista de la seguridad del viaje como para una mejor planificación de los viajes. «Con esto el acercamiento es mucho más seguro y también la operación marítima de recalada tiene un resguardo avalado por el Capitán de Puerto. Lo que hicimos nosotros fue incorporar al subsidio la contratación de los remolcadores como parte de la operación. Además, los pasajeros pueden predecir su tiempo de viaje y  no tienen que estar horas esperando que las condiciones climáticas cambien para que la embarcación llegue a tierra», explicó Hutt.

La autoridad regional de Transportes, agregó que «le estamos cumpliendo a Islas Huichas, que muchos años han vivido la suspensión de los servicios de transporte marítimo, producto de las malas condiciones climáticas. El año recién pasado tuvimos bastantes reclamos por la cantidad de horas que estuvieron a la gira sin poder recalar. Porque la autoridad marítima también hace su trabajo en relación a mantener la seguridad en el muelle y que el embarque y desembarque de los pasajeros y de la carga sea lo más seguro posible».


Desde la Autoridad Marítima, Felipe Zambrano, recalcó que la exigencia de estas naves de apoyo en el zarpe y recalada de buques se fundamenta en el criterio de seguridad de las faenas marítimas en Puerto Chacabuco: «Este es un Puerto muy particular. Las condiciones de viento se dan permanentemente y el cambio climático también ha afectado. Por ello las barcazas con remolcadores van a tener la opción de recalar con puerto variable». El Gobernador informó además cómo funcionan los remolcadores. «Esta es una herramienta para apoyar el buque con una especie de tractor que estaciona la barcaza y que permite que el capitán pueda maniobrar con total apoyo de un elemento adicional, que es este remolcador que está especialmente construido para realizar maniobras de apoyo a los buques grandes», expuso.

La Ruta Cordillera es uno de los subsidios marítimos que representa fielmente el espíritu de la conectividad del servicio, en su recorrido desde Quellón a Puerto Chacabuco pasando por 10 puertos intermedios, donde prácticamente la única conectividad existente es la embarcación. Desde Naviera Austral, su gerente comercial, Héctor Soto, indicó que «el hecho de tener este apoyo, la tranquilidad de que al momento de recalar en Puerto Chacabuco vamos a tener los remolcadores que nos permitan cumplir nuestro itinerario, permitirá tener una mejor conectividad, un mejor servicio a nuestros pasajeros y a todas las comunidades donde prestamos nuestros servicios».

Deja un comentario