Boric compartió en la ONU sus «experiencias y aprendizajes» post estallido, Convención y plebiscito

  • En su primer discurso ante la Asamblea General, el Presidente abordó el «intenso proceso político» que vive Chile, marcado por las violaciones a los derechos humanos de 2019 y el «rechazo claro» a la propuesta constitucional, en que su propia «opción personal» fue derrotada.
  • «Los resultados son la expresión de una ciudadanía que demanda cambios sin poner en riesgo sus logros presentes; que quiere un mejor futuro construido con seriedad y sin nuevas inseguridades: un futuro de cambio con estabilidad», reflexionó.
  • «Hemos entendido también que representar el malestar es mucho más sencillo que producir las soluciones para éste», confesó, recordando su pasado de líder estudiantil y expresando su voluntad de ponerse «a la altura de las demandas».
  • En el plano internacional condenó la invasión a Ucrania, la guerra comercial entre China y Estados Unidos, la prolongación de la crisis en Venezuela, la existencia de presos políticos en Nicaragua y la «naturalización» de los abusos israelíes en Gaza.

    En su primera participación ante la Asamblea General de la ONU, el Presidente Gabriel Boric compartió sus «experiencias y aprendizajes» post estallido social y dio a conocer su punto de vista sobre el triunfo del Rechazo en el plebiscito de salida.

    En un discurso que se extendió por más de 20 minutos, el Mandatario aseguró que «el desafío no es menor. Consiste en lograr como nunca antes en nuestra historia una Constitución democrática, escrita con participación ciudadana, con participación de los pueblos indígenas y con paridad entre hombres y mujeres, una Constitución para todos y todas, pero también hecha por todos y todas».

    «Los ciudadanos rechazaron de manera clara la propuesta por un 62 contra un 38 por ciento, por lo que hoy como país estamos buscando nuevas fórmulas para construir ese lugar de encuentro entre todos los chilenos y chilenas«, aseveró.

    Boric recalcó que «mi opción personal en ese plebiscito fue de aprobar la propuesta que nos hacía la Convención, pero el resultado fue el contrario. Algunos han querido ver el resultado del plebiscito como una derrota del gobierno y con toda humildad quiero hoy día decirles a estas Naciones Unidas que nunca un gobierno puede sentirse derrotado cuando el pueblo se pronuncia».

    «A diferencia del pasado, en que las diferencias en Chile fueron resueltas a sangre y fuego, hoy las chilenas y los chilenos acordamos enfrentar de manera democrática nuestros desafíos», añadió.

    El Presidente recordó que «durante las multitudinarias jornadas de movilización, la palabra dignidad se hizo presente. Pues bien, este mismo pueblo se acaba de expresar dándonos una expresión de democracia que tomamos. Chile le ha exigido a su democracia y a sus actores políticos estar a la altura de sus demandas y el desafío de hoy que tenemos nosotros es estar también a la altura de ella».

     

     

    «Como gobierno hemos recogido los resultados del reciente plebiscito con los ojos y el corazón bien abiertos, queremos escuchar lo que el pueblo nos está diciendo, porque confiamos en su criterio y confiamos en su voluntad«, puntualizó.

    «Hay cosas que hemos entendido muy claramente que quiero, brevemente, compartir con ustedes. Los resultados son la expresión de una ciudadanía que demanda cambios sin poner en riesgo sus logros presentes. Que quiere un mejor futuro construido con seriedad y sin caer en nuevas inseguridades. Un futuro de cambio con estabilidad», recalcó.

    Boric continuó diciendo que «hemos entendido también, y esto como joven que hace pocos años estaba en la calle, en las protestas, que representar el malestar es mucho más sencillo que producir las soluciones para esto».

    «El resultado del plebiscito en nuestro país nos ha enseñado a ser más humildes, la democracia debe ser humilde, y a asumir que la construcción del Chile que soñamos no está en las recetas de ningún sector en particular, sino en la síntesis que podamos hacer combinando lo mejor que cada uno puede aportar. Así se gobierna en el siglo XXI: movilizando las capacidades y la sabiduría de nuestras sociedades y no pretendiendo sustituirlas«, dijo.

    «Como Presidente de Chile estoy convencido de que, en el corto plazo, Chile tendrá una Constitución que nos satisfaga y nos enorgullezca, una construida en democracia que recoja el aporte de todos los sectores de la sociedad y que sea capaz de reflejar los anhelos de justicia y libertad», aseveró el Mandatario.

    Boric acotó que «desde la humilde historia de mi Patria puedo decirles con mucha convicción que el camino para enfrentar los problemas que aquejan a nuestras sociedades se pavimenta con más democracia y no con menos; incentivando la participación y no restringiéndola; fomentando el diálogo y jamás censurándolo. Y, sobre todo, respetando a quien piensa distinto, incorporando sus puntos de vista y entendiendo que el tener opiniones diversas no nos vuelve enemigos».

    «Me rebelo frente al abismo que algunos pretenden cavar ante la legítima diversidad de opiniones y, desde Chile, declaramos nuestra voluntad de ser constructores de puentes ante estas brechas que nos impiden encontrarnos como sociedades diversas», sostuvo.

    Mensajes internacionales

    «Necesitamos una voz unida de América Latina, necesitamos más trabajo conjunto desde el sur global, necesitamos unas Naciones Unidas modernizadas en todos nos pongamos mismos objetivos», reiteró.

    El Mandatario llamó «a comprometernos desde el multilateralismo con la justicia y la paz, en todo momento y en todo lugar, a realizar las acciones que sean necesarias y no solo declaraciones para detener la injusta guerra de Rusia contra Ucrania y poner fin a todos los abusos de los poderosos en cualquier lugar del mundo. A movilizar nuestros esfuerzos por detener la violencia contra las mujeres, sea en Irán, en memoria de Mahsa Amini muerta en manos de la policía esta semana, o en cualquier lugar del globo».

    Además, instó a «no naturalizar las permanentes violaciones a los derechos humanos contra el pueblo palestino, haciendo valer el derecho internacional y las resoluciones que año tras año esta misma asamblea establece que conduzcan a su derecho inalienable a establecer su propio Estado libre y soberano, como también a garantizar el legítimo derecho de Israel a vivir dentro de fronteras seguras e internacionalmente reconocidas. A seguir trabajando para contribuir a la liberación de los presos políticos en Nicaragua, y trabajar para que en ningún lugar del mundo tener distintas ideas del gobierno de turno pueda terminar en persecución o vulneración de derechos humanos».

    Fuente: cooperativa.cl

Deja un comentario