Marcelo Santana: «La región está en deuda con las localidades rurales»

Precandidato a Gobernador Regional se refiere a la deuda en materia de desarrollo urbano en los sectores rurales de Aysén y a los nuevos desafíos.

Problemas de conectividad vial, precariedad de infraestructura pública y servicios básicos, además de la necesidad de acceder al mercado laboral, son temas recurrentes en el sector rural de la región de Aysén, que en contraste a su exuberante belleza natural, evidencia en estos poblados problemas estructurales que han limitado su desarrollo y que hoy se ven enfrentados a nuevos desafíos no abordados desde el Gobierno Regional y los municipios.

Así lo manifestó el precandidato a Gobernador Regional, Marcelo Santana Vargas, quien durante los últimos meses ha realizado un intenso trabajo por distintas comunas y localidades de la región de Aysén: «Las localidades rurales de nuestra región son las que le han dado la particularidad y han moldeado su cultura, pero lamentablemente han sufrido un histórico abandono.  Es así que hoy podemos ver problemas estructurales que son verdaderas barreras para avanzar en la calidad de vida y el crecimiento económico de muchas de ellas».

«Hacia donde uno se mueve, existen reclamos y demandas de mejores y más caminos, no es posible el desarrollo rural sino se puede sacar lo que allí se produce, por otra parte, la carencia de alcantarillado, agua potable y energía eléctrica limita cualquier afán de emprendimiento», indicó Santana.

«Se debe avanzar, y es lo que impulsaremos desde el Gobierno Regional, en un plan de desarrollo integral tanto de localidades rurales, como de localidades del litoral de Aysén y de localidades turísticas. Todas ellas tienen potencial, pero la base estructural de servicios e infraestructura la debe planificar en alianzas estratégicas, la región y los municipios.»

También, Santana hizo un llamado a poner atención en otro de los problemas que afectan a las zonas rurales, como es la falta de una regulación en materia de parcelaciones, lo que a su juicio, no ha sido abordado con antelación y planificación. «Esto ha generado un grave problema, pues muchas de estas localidades han crecido de manera inorgánica, como pasa en sectores rurales de Aysén y Coyhaique, sumado a nuevos conjuntos habitacionales, que no han previstos las consecuencias que trae la falta de regulación».

Todos estos temas, señaló Santana, ameritan un nuevo enfoque de desarrollo para estas localidades, pues forman parte esencial de la historia y cultura de nuestra región y requieren por lo mismo de un nuevo trato que potencia el desarrollo de sus comunidades.

Deja un comentario