40 horas laborales avanza en el Congreso: ¿Qué falta para que sea ley?

La discusión del proyecto que reduce la jornada laboral de 45 a 40 horas continuó este miércoles en la comisión de Trabajo del Senado, instancia en la cual los legisladores aprobaron por unanimidad la enmienda que sustituye a 40 horas la jornada laboral que figura en el artículo 22 del Código del Trabajo.

A pesar de lo anterior, el Gobierno no ha logrado llegar a acuerdo con la oposición respecto a la flexibilidad y adaptabilidad solicitada desde el sector de los gremios. Además, la mayoría de la mesa está compuesta por senadores de Chile Vamos.

En lo que todos se mostraron de acuerdo fue en reducir la jornada laboral a 40 horas, lo que se aprobó de manera unánime a través de una indicación votada este miércoles.

La ministra del Trabajo, Jeannette Jara, comenzó diciendo que «hoy es un momento importante, y también de mucha esperanza de las personas que están esperando que se inicie por fin la votación de este proyecto de ley, creo que es muy importante, sobre todo porque se construye una base de acuerdo entre trabajadores, empleadores y Gobierno».

Jara ha trabajado para sacar adelante esta iniciativa que en agosto retomó su tramitación, para lo cual el Ejecutivo ingresó nuevas indicaciones para reimpulsar el tema. Eso es, precisamente, lo que se comenzó a votar este miércoles.

Mediante las enmiendas, la medida plantea una gradualidad de cinco años para su implementación. Empezaría con una reducción a 44 horas el primer año, a 42 horas el tercero y a 40 horas el quinto año de publicada la ley.

Además, establece una jornada parcial de 27 horas, aspectos de corresponsabilidad, acompañamiento a las micro y pequeñas empresas, entre otras materias.

¿Qué falta para que el proyecto se transforme en ley?

Actualmente, el proyecto se encuentra en su segundo trámite constitucional, instancia donde se están estudiando las indicaciones que tiene el proyecto. La rebaja de 45 a 40 horas ya se aprobó en la comisión de Trabajo. Ahora, falta que se le dé el visto bueno a otras indicaciones para que el proyecto se vote en sala tanto en forma general, como particular, revisando todo el proyecto.

De aprobarse en el Senado, el proyecto podría volver a la Cámara de Diputados. Si bien ya se aprobó en esa últiima instancia en 2019, el Gobierno actual le presentó indicaciones, por lo que si se aprueba una indicación que cambia el proyecto que aprobó la Cámara, este debe volver a esa etapa.

Si en la cámara de origen, se visa lo que despachó el Senado, el proyecto estaría listo para envíarselo al Presidente para que lo firme y se promulgue.

De haber discordancias entre ambas instancias legislativas, se crea una comisión mixta para llegar a acuerdos. Esta estaría conformada por 5 dipuados y 5 senadores, repartidos en oficialistas y opositores.

Fuente: meganoticias.cl

 

Deja un comentario