“Prefiero un terremoto, en un incendio no salvas nada”: el estremecedor testimonio de una vecina de Lomas Latorre afectada por el incendio de Viña

Desde el Colegio República de Colombia, habilitado como albergue, Rina sentenció: “Se acabó Lomas Latorre, también el campamento Manuel Bustos (el más grande de Chile)”.


Rina estaba con su marido y su hijo en el Colegio República de Colombia, en calle 10 Norte, en la ciudad de Viña del Mar, región de Valparaíso. Hasta allí llegó la noche del viernes, luego que los incendios forestales, que luego se hicieron estructurales, consumieran su casa, ubicada en Lomas Latorre, frente a Jardín Botánico.

Contó a los micrófonos de ADN: “Fue terrible, muy terrible. No hay palabras para decirlo. Fue una catástrofe. Se quemó todo Lomas Latorre, 400 casas que quedaron echas cenizas. Estamos todos muertos en dolor. Todos me dicen que agradezca a dios que estamos con vida, yo y mi familia, pero también hay que pensar que son años de esfuerzos, de sacrificios para tener la casita que se te quema en 5 minutos. Prefiero un terremoto, en el que salvas cosas; en un incendio no salvas nada”.

La misma afectada dio cuenta de la velocidad y la voracidad del fuego: “Vi que las llamas estaban al frente (por Jardín Botánico). Y de repente, en un abrir y cerrar de ojos, tenía las llamas detrás de mi casa. Subió el fuego por El Olivar, por villa Independencia, en cosa de segundos. El viento era algo que no había sentido, era un ruido, una cosa espantosa”.

Cuando el fuego apareció por la parte de atrás de la vivienda, subió con su hijo al techo. Desde allí intentaron mojar el hogar, pero fue en vano. “Con mi hijo mojábamos el techo, las paredes y no hubo caso. Después se cortó el agua y dijimos: ‘Ya, a lo que sea’. Vinimos a 14 norte, a la playa, después nos enteramos del albergue en 10 norte”, relató.

“No salvé nada: perdí mi casa, mi negocio, mi camioneta. Perdí todo. Quedamos de brazos cruzados con mi marido y mi hijo”, añadió más tarde.

Por fortuna, pudo tomar contacto con sus otros dos hijos, uno de ellos en Quilpué: “Gracias a dios está bien. Espero que allá no siga el incendio. Él está bien, estuvimos toda la noche comunicándonos”.

Hacia el final, fue categórica: “Se acabó Lomas Latorre, el paradero 8 de Achupalla, hacia arriba, donde está la torre, se quemó entero. El jardín infantil también, el campamento Manuel Bustos también (el más grande de Chile)”.

Fuente: adnradio.cl

Deja un comentario