SISTEMA MIXTO: MEJORES PENSIONES PARA CHILE

Los chilenos y las chilenas llevan años, e incluso décadas, demandando mejores pensiones. Son miles las personas mayores que ven cómo años de esfuerzo individual no se ven reconocidos. Millones de personas quedan condenadas a su suerte, obligadas a seguir trabajando o a la merced de la asistencia de sus familias.

Esta realidad no puede continuar. Por eso es que «nuestro Gobierno ha asumido la tarea de avanzar decididamente en lograr mejores pensiones para todas las personas, que reconozcan el esfuerzo de toda una vida de trabajo remunerado (y no remunerado) y cuidados», expresó la Seremi de Gobierno Tatiana Plá

Es por esto que la reforma que proponemos «tiene como principal objetivo

reconocer el esfuerzo individual y garantizar mejores pensiones por medio de un sistema mixto (público/privado) en el que las personas podrán optar con libertad sobre qué entidades invertirán sus ahorros previsionales» dijo.

Para lograr el objetivo que esta reforma propone, nuestro proyecto incorpora la

creación de un Fondo Integrado de Pensiones financiado con un incremento del

6% de la cotización en base al aporte de los empleadores. Este fondo, que es

complementario al aporte de cada trabajador, permitirá mejorar significativamente las pensiones desde hoy, y garantizará un aumento de las

pensiones futuras, respetando el ahorro individual y reconociendo el esfuerzo delas personas cuidadoras, de las mujeres que cuidaron a sus hijos y de todas

aquellas personas que, por diversos motivos tales como enfermedades o

desempleo, generaron lagunas durante su vida laboral.

Junto a esto, la reforma avanzará en la eliminación de los dobles cobros y

comisiones que el actual sistema de pensiones tiene.

Para destacar de la Reforma:

● Mejora inmediatamente las pensiones.

● Valora el trabajo personal, mantiene el ahorro individual y protege su propiedad.

● Fortalece la libertad para elegir.

● Crea un sistema mixto, con un agente público y actores privados, que generará

mejores pensiones.

● Establece una cotización financiada por los empleadores, que mejorará las

cuentas personales de todos y terminará con la discriminación hacia las mujeres.

● Deja atrás un sistema extremo, que no ha cumplido con las expectativas que se

pusieron en él y que exhibe reconocidas deficiencias

Con nuestra reforma creamos un Sistema Mixto de Pensiones con el que

vamos a subir de forma inmediata las pensiones de los actuales jubilados, una vez aprobado el proyecto, y contribuiremos a aumentar las pensiones

de los futuros jubilados.

Con este proyecto dejaremos atrás un sistema extremo, que no ha

cumplido con las promesas de sus creadores y que tiene deficiencias

conocidas por todos.

Pasaremos a tener un sistema mixto, con un inversor público y actores

privados, y con aportes del Estado, de los trabajadores y los empleadores,

para lo cual no partimos de cero, sino que lo construimos basándonos en

los modelos de pensiones que predominan en la OCDE.

La propuesta valora el trabajo personal, se mantiene el ahorro individual

de los trabajadores y se protege su propiedad. Además, las personas

tendrán la libertad de elegir quién gestiona sus ahorros: el Inversor de

Pensiones Público y Autónomo o inversores de pensiones privados.

Se termina el modelo de las AFP. Existirán inversores privados, con el

objeto exclusivo de invertir fondos previsionales y habrá una alternativa

pública, que permitirá promover la competencia con la entrada de nuevos

actores. En tanto, el servicio de atención para los afiliados, la recaudación

de cotizaciones, cartolas, pagos de pensiones, cobranza, será centralizado

en una entidad pública sin fines de lucro, que permitirá una baja

sustantiva de las comisiones que pagan los afiliados.

Nuestro proyecto plantea la creación de una nueva cotización de 6% con

cargo a los empleadores, la que se implementará con gradualidad, con el

fin de que las empresas puedan ir adaptándose a este cambio y logren

mitigar los impactos. Así, se implementará dentro de un plazo de seis

años desde la entrada en vigencia de la reforma, subiendo 1 punto

porcentual cada año.

Con el aporte adicional de los empleadores se creará un Seguro Social que

permitirá mejorar las pensiones de todos y todas y permitirá terminar con

la discriminación hacia las mujeres, quienes, en general, reciben

pensiones más bajas que los hombres. Además, este seguro social

entregará múltiples beneficios: pensión de sobrevivencia, un bono para

compensar las brechas de género en el monto de las pensiones,

complemento a madres biológicas o adoptivas, complemento por cuidado

de terceros y complemento por lagunas de cesantía, entre otros.

La reforma reemplaza el retiro programado por una renta vitalicia en la

que todo trabajador podrá optar por dejar una herencia. La renta vitalicia

con opción de herencia combina lo mejor del retiro programado y de la

renta vitalicia, ya que otorga una pensión estable para toda la vida y a la

vez permite dejar herencia. También se podrá optar a una renta vitalicia

sin herencia, pero que entrega una pensión más alta.

Deja un comentario