Dirección del Trabajo multó por 110 millones de pesos a empresas salmoneras debido a graves infracciones en seguridad de buzos y de trabajadores/as de centros de cultivo de Aysén, Los Lagos y Magallanes  

En la región de Aysén se realizaron 14 fiscalizaciones a empresas principales y contratistas, resultando 12 multas. Entre otras infracciones, en el caso de los buzos se detectó ausencia de bitácora de inmersiones o equipos no certificados por autoridad marítima. 

 

Multas por casi 110 millones de pesos aplicó la Dirección del Trabajo (DT) durante fiscalizaciones simultáneas realizadas a empresas salmoneras en las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes.

Las fiscalizaciones abarcaron a 25 empresas del rubro, las que fueron inspeccionadas en sus centros de cultivo para determinar si cumplían con la seguridad e higiene apropiadas para los trabajadores de superficie como también para quienes efectúan labores de buceo.

La realización de este programa inspectivo fue decidida ante las altas cifras de mortalidad en esta industria, especialmente en las faenas de buceo.

Entre el año 2021 y abril de este año han fallecido 7 buzos que prestaban labores para la industria salmonera. En el período se han verificado también 25 accidentes no fatales.

El director regional (s) del Trabajo, Christian Aros, señaló que «la Dirección del Trabajo ha asumido un especial compromiso con los trabajadores y trabajadoras de la industria salmonera y está actuando en dos planos. Uno es el del diálogo social, participando en mesas de trabajo tripartitas instaladas por la Subsecretaría del Trabajo y en las que participan las organizaciones sindicales y empresariales, y el otro es el de nuestra labor inspectiva, como estas recientes fiscalizaciones simultáneas en Los Lagos, Aysén y Magallanes».

La autoridad agregó que «en estas fiscalizaciones el foco principal fue garantizar que los trabajadores y trabajadoras de centros de cultivo y los buzos y buzas laboren con los máximos estándares de seguridad, evitando, sobre todo en el caso de los buzos, la repetición de accidentes fatales como los ocurridos en los últimos años».

Por su parte, el Seremi del Trabajo y Previsión Social, Rodrigo Díaz, destacó la importancia de la presencia de la DT en terreno, «tenemos el mandato de estar en el territorio, junto a los trabajadores y trabajadoras y por ello valoro enormemente la presencia de la Dirección del Trabajo a través de estas fiscalizaciones, ya que es una demanda histórica del sector. La labor de los buzos es algo que nos preocupa, y que se revisaran las condiciones de higiene y seguridad, tanto en la superficie como en las labores subacuáticas a través de estas 14 fiscalizaciones en nuestra Región de Aysén, es sumamente relevante, sobre todo porque abarcaron a empresas principales y a contratistas, dado que en nuestra región tenemos la mayor cantidad de centros de cultivos del país».

Resultados de las fiscalizaciones

 

El programa inspectivo consistió en 35 fiscalizaciones a 25 empresas en las tres regiones australes.

De ese total, 20 inspecciones se realizaron en centros de cultivo con 94 trabajadores para verificar las condiciones de higiene y seguridad en la superficie. Otras 15 fueron efectuadas en los centros donde 70 buzos y buzas desarrollaban labores submarinas.

Por regiones, el desglose de fiscalizaciones y multas es el siguiente:

Los Lagos:

·         12 fiscalizaciones y 3 multas.

Aysén:

·         14 fiscalizaciones y 12 multas.

Magallanes:

·         9 fiscalizaciones y 0 multas.

Al cabo de las fiscalizaciones, la DT aplicó 15 multas por un total de $109.874.908.

 

Infracciones multadas

En los centros de cultivo las principales infracciones fueron:

·         No vigilar la empresa principal el cumplimiento que corresponde a las empresas contratistas y subcontratistas sobre las medidas de seguridad y prevención en el trabajo.

·         No tomar todas las medidas necesarias para proteger eficazmente la vida y salud de los trabajadores.

·         No contar con extintores de incendio adecuados, suficientes y certificados.

·         No contar con agua potable destinada al consumo humano.

·         No mantener los pisos y pasillos de tránsito libres de obstáculos para un seguro desplazamiento.

En la fiscalización a las labores de buzos y buzas se detectó:

·         No tomar todas las medidas necesarias para proteger eficazmente la vida y salud de los trabajadores.

·         No estar debidamente protegidas las partes móviles y otras de las maquinarias y equipos.

·         No mantener los equipos y dispositivos técnicamente necesarios para reducir al mínimo los riesgos de accidentes y enfermedades profesionales.

·         No contar el supervisor de buceo con la bitácora de inmersiones.

·         No contar los equipos de buceo con la certificación de inspección y vigencia de la autoridad marítima.

·         No llevar registro de asistencia y determinación de las horas de trabajo.

·         Distribuir jornada semanal ordinaria de 45 horas en más de 6 días.

·         No otorgar descanso semanal compensatorio.

Deja un comentario